Samsung_AddWash_Lifestyle_4b
Las lavadoras de carga frontal muchas veces se convierten en una caja fuerte de apertura retardada cuando pulsamos el botón de comienzo de lavado. A pesar de que hay formas de abrir la puerta cuando ya ha comenzado el programa, se trata de una tarea de “alto riesgo” que puede acabar con el suelo de la cocina inundado.

Además, hasta la llegada de las lavadoras Samsung AddWash, los fabricantes no contemplaban la apertura de la puerta como una actividad oficialmente admitida como “normal”. Aunque en la práctica lo sea, y tenga mucho sentido esta posibilidad.

1. Las cestas de ropa nos engañan

Sí, nos engañan. Cuando parece que hemos puesto toda la ropa sucia en el tambor, y una vez pulsado el botón de comienzo de lavado, misteriosamente aparece en el fondo aquel pantalón que necesitábamos para mañana.

samsung addwash con cesta

Deberían hacer emoticonos del cesto de la ropa poniendo cara de malvado, porque a veces parece que lo hace a posta.

2. La ropa-camaleón

La ropa también tiene su parte de culpa. A veces se mimetiza con la cesta o el barreño de la ropa cual camaleón en la selva. El resultado es el mismo que antes: nos dejamos ropa fuera de la lavadora.

samsung ecobubble

Si a eso añadimos la enésima Ley de Murphy que dice que si nos dejamos una prenda fuera de la lavadora es la que más necesitamos ponernos, nos encontramos con otra de esas situaciones en las que nos damos de cabeza con las paredes.

3. La paciencia, esa virtud necesaria

Si hay una situación en la que se hace bueno eso de que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”, esa es la de poner la lavadora. Cambia “hombre” por marido, esposa, hijos, nietos, abuelos, compañeros de piso o invitados y “piedra” por acordarse de que han dejado sin meter en la lavadora su ropa, y tendrás una contribución actual y vigente al refranero popular.

WW70K5410WW-EC-431403-0

Lo cierto es que es una situación más frecuente de lo que se piensa. Y en muchos casos nos identificaremos con esta situación, porque la hemos sufrido o provocado en alguna ocasión.

4. ¿Lavado a mano o a máquina? ¿Por qué no híbrido?

Si alguna vez te has sentido creativo, puede que haya sido en el momento de aclarar la ropa que has estado lavando a mano. El jabón para prendas delicadas es efectivo, sí, pero se pega a la ropa como si no hubiera mañana, y el proceso de aclarado se convierte en un proceso de cambiar el agua jabonosa una y otra vez.

En ese momento, en el que entramos en un bucle de escurrir, aclarar, cambiar agua, puede que se nos hubiese ocurrido la feliz idea de aprovechar la fase final del lavado en la lavadora, la del aclarado, para liberarnos de la tarea de hacerlo a mano. Parar la lavadora y meter la ropa en el momento justo de que empezase el aclarado final.

Pues bien, con la lavadora Samsung AddWash podemos hacerlo. Es más, si usamos la app Samsung Smart Home y la función Smart Control de las series 6 y 7, la propia lavadora nos avisará de que ha llegado a ese momento y podremos meter las prendas en el tambor antes de que comience esa parte del ciclo de lavado.

5. La Ley de Murphy, capítulo II

Que la Ley de Murphy tiene mucho de realidad, algunos de nosotros lo hemos comprobado alguna vez. La tostada que se cae por el lado de la mantequilla es una nimiedad comparada con otras situaciones cotidianas.

samsung addwash 01 b

Por ejemplo, si hemos puesto la lavadora, la probabilidad de que nos manchemos la ropa que llevamos puesta es directamente proporcional a la cantidad de ropa que hayamos puesto a lavar. Con Samsung AddWash podremos meter en la lavadora la ropa prelavada a mano que se hubiera manchado con comida, tinta, o cualquier otro agente “manchante”.

También se aplica para cualquier otro miembro de la unidad familiar, invitados o visitas que tengamos en casa, como niños que vengan de jugar, o deportistas que justo lleguen a casa tras su sesión de gimnasio o running.

6. Los calcetines, esa prenda misteriosa y mágica

Tenemos la lavadora puesta y en marcha. Todo perfecto y controlado. Hasta que vamos caminando por el pasillo y notamos algo en los pies. Lo más probable es que sea un calcetín que misteriosamente se ha caído del barreño de la colada.

samsung addwash 06 b

Podemos tener todo controlado, todas las prendas, los colores y tejidos. Pero los calcetines tienden a teletransportarse desde el tambor de la lavadora donde juramos y perjuramos que lo hemos dejado, hasta cualquier punto de la casa donde menos pensemos que pueda estar.

Samsung AddWash es la solución fácil para convertir este inconveniente en una mera anécdota porque podrás añadirlo al ciclo de lavado, en cuanto lo encuentres de manera rápida y sencilla.

7. Bonus: las mascotas traviesas

Una puerta abierta de una lavadora es una invitación para que nuestras mascotas pongan a prueba nuestra paciencia. Con todo lo gracioso que pueda ser que el gato se meta en el tambor donde vamos a lavar la ropa, no deja de ser incorrecto. Por no hablar del perro o de un niño pequeño que quiera poner a prueba sus dotes de contorsionista.

Sin embargo, dejar la puerta de la lavadora cerrada, hace que la humedad interior no se ventile después de haber puesto una colada. En este caso, la puerta extra de la lavadora Samsung AddWash es interesante porque permite airear el interior de la lavadora sin tener que tener abierta la puerta principal tal y como nos aconsejan los fabricantes.

Con todo lo simpáticas que puedan parecer estas anécdotas, detrás de ellas hay una realidad: la del inconveniente que supone no poder interrumpir el ciclo de lavado en determinadas circunstancias.

Con las lavadoras Samsung AddWash podremos interrumpir el ciclo de lavado de un modo fácil y rápido, como parte de la rutina de uso de la lavadora. Sin dramatismos ni miedos: pausar el lavado, abrir la puerta auxiliar, meter la ropa, cerrar la puerta y reanudar el ciclo.


Etiquetas: ,