Hasta que uno no se emancipa no se da cuenta de lo importante que es tener un lugar donde poder lavar y planchar la ropa. La televisión y el cine nos han vendido la fantasía de esas casas enormes con cuartos de la colada tan grandes como un salón, pero, seamos realistas, pocas viviendas reales de las grandes ciudades se lo pueden permitir.

¿Debemos renunciar a tener organizada la zona de planchado? Al contrario, solo hay que aplicar un poco de creatividad y aprovechar al máximo todas las posibilidades que nos ofrece la tecnología para facilitarnos las tareas domésticas. Apunta estas ideas para tener un rincón de la plancha incluso en los espacios más reducidos.

1. Cómo almacenar la colada

Rincón de plancha

Hasta que la ropa no está planchada, doblada y guardada, la colada es un caos salvo que la almacenemos bien. Si no puedes desterrarla a otro cuarto lo que sí necesitas son buenos cestos para la colada. Nada luce peor en casa que la ropa sucia tirada por cualquier lado: invierte en un cesto bonito que encaje con la decoración del baño o del dormitorio, totalmente opaco.

Lo ideal es tener separada la ropa de los niños en su propio cesto, o tener al menos dos diferentes para la ropa de color y la blanca. Además no olvides los cestos para la colada limpia; los hay de diseños bonitos con colores muy alegres, de tela o mimbre, que además puedes decorar con washi tape, flores artificiales o tu toque personal.

Intenta ordenar la colada al sacarla de la secadora o recogerla del tendedero; te ahorrará trabajo después. Calcetines emparejados, la ropa de trabajo por un lado, la deportiva por otro, los tejidos más delicados aparte… y no tires todo al cesto de cualquier manera, solo conseguirás crear arrugas nuevas. Apuesta por tendederos plegables o con rieles regulables si tienes muy poco sitio.

Si no vas a planchar inmediatamente puedes ocultar la colada en un armario o sobre la lavadora, aunque es preferible no dejar pasar demasiado tiempo entre una tarea y otra. Si en lugar de cestos utilizas sacos de tela bonitos, los puedes colgar en la pared donde tengas la lavadora, en el baño o en una puerta de armario.

2. Dónde guardar la plancha

Nadie plancha a diario en casa, por eso tampoco queremos tener la plancha dando tumbos cuando no la estamos utilizando. La solución más sencilla es reservarle un hueco en un armario amplio, ya sea del salón, de la cocina o de un dormitorio, incluso puedes tenerla en baño o en el típico armario empotrado del pasillo.

Centro de planchado

 

¿Te has quedado sin huecos libres? Puedes utilizar una caja resistente al calor (aunque siempre conviene guardarla totalmente fría) que sea bonita, con un diseño alegre o elegante, para colocar en una estantería, sobre el perchero de la entrada o en la balda inferior de la mesa del salón.

Otra opción es ocultarla en un asiento con almacenaje oculto, un cesto decorativo del salón o en los cajones bajo la cama. También existen estructuras para colgarla detrás de la puerta de un armario, que además se puede emparejar con la tabla.

Los estantes extraíbles son una buena solución de almacenaje para incorporar a la cocina, perfectos para aprovechar huecos estrechos en los que no cabe un armario. Puedes guardar la plancha y otros útiles y productos de limpieza.

3. Mini tablas y modelos portátiles

La tabla de planchar es uno de esos “muertos” que nos parecen inútiles la mayor parte del tiempo, y para colmo ocupan mucho espacio. Si tu casa es muy pequeña (o la tienes llena) plantéate pasarte a una de tamaño mini o las de formato portátil.

https://www.instagram.com/p/Bm5WU2MDr9f

Son tan reducidas que puedes guardarlas incluso debajo de la cama o del sofá, y solo necesitas una mesa para colocarla a la hora de planchar. Otra opción aún más rápida son las mantas magnéticas para planchar, perfectas para extender encima de la lavadora o secadora y planchar rápidamente a medida que terminas la colada.

Si tu plancha es potente y fácil de manejar, dotada de tecnología de vapor, tardarás tan poco tiempo en acabar con las arrugas que estas soluciones pueden ser perfectas en los pisos más pequeños.

4. Convierte el salón en tu rincón de la plancha

Por ejemplo, adaptando la típica isla móvil de cocina, o un carrito-camarera más grande. Es fácil situar la tabla de planchar en la parte superior (o puedes usar una portátil) y colocar cestos bonitos en los espacios inferiores para guardar la plancha y parte de la colada, fuera de la vista.

Una solución estupenda en viviendas que giran en torno al salón es integrar aquí el rincón de la plancha. Existen pequeños muebles muy bonitos que se pueden adaptar sin romper la estética del espacio, y puedes hacer el tuyo propio.

Con ruedas se convierten en pequeñas estructuras móviles que puedes mover a voluntad por el salón, e incluso te servirán como soporte y espacio extra en eventos con invitados o si tienes mucho lío en la cocina. Coloca una planta en uno de los huecos para darle otro toque más deco y natural, añade vinilos decorativos, telas pintadas o busca una funda bonita para la tabla que vaya con tu estilo.

5. Todo en la pared

Quizá no puedas dedicar un gran espacio para dedicar de forma fija a la colada, pero sí tienes un taller, un pequeño trastero, una despensa amplia, el cuarto de la lavadora… ¿crees que no hay hueco para la plancha? Prueba con una solución para acoplarlo todo a la pared.

https://www.instagram.com/p/Bm2610lHfuY

Hay multitud de sistemas ingeniosos que se adaptan a cualquier espacio, desde simples percheros en los que encajar la tabla hasta estructuras específicas con espacio para la plancha. Si tienes más hueco puedes instalar un armario especial, de fondo estrecho; la tabla se instala para guardarla con un sistema levadizo con el que ahorrar el máximo espacio.

6. Muebles que ocultan

Si tu casa es muy pequeña o prefieres directamente tener el rincón de de plancha totalmente fuera de la vista, puedes optar por ocultarlo dentro de un mueble. Se pueden instalar en alacenas o armarios de salón, en la cocina o en el comedor, gracias a un mecanismo interno que permite sacar y volver a ocultar la tabla en pocos movimientos.

https://www.instagram.com/p/7L8i6IHMER/

Puedes encargarlo a medida para que se acople a tu mobiliario o buscar un nuevo mueble ya diseñado para encajar en la estancia que prefieras; existen de medidas muy dispares e incluso puedes tener oculto toda una estación de colada y manualidades dentro de un mismo mueble.

7. Más fácil todavía: las ventajas de un centro de planchado compacto

Centro de planchado compacto Braun para un rincón de planca

En el fondo tener una habitación especial dedicada solo a la colada es perder un valioso espacio cuando no es una estancia que vas a aprovechar o disfrutar de ella. Antiguamente había que dedicar muchas horas a la semana para tener la ropa perfecta, pero hoy en día la tecnología nos lo pone cada vez más fácil para dedicar el mínimo tiempo y esfuerzo a las tareas del hogar.

El centro de planchado Braun CareStyle Compact puede ser la opción ideal para no tener que renunciar a un buen sistema de planchado, por muy pequeña que sea tu casa. Su diseño compacto, el más reducido de la marca, está diseñado para adaptarse a cualquier espacio gracias a su premiado diseño vertical y a que ahorra un 50% del espacio.

Ideas para tener un rincón de plancha

Con el sistema DoubleSteam, se puede ahorrar el 50% del tiempo del planchado con un solo golpe de
vapor, gracias a que el índice de vapor es 100% más alto, y la suela bidireccional FreeGlide 3D permite un manejo mucho más sencillo, veloz y suave por cualquier superficie de la prenda. Además se adapta automáticamente a todo tipo de tejidos para terminar con las arrugas en menos tiempo.

Inspirada en las tablas de snowboard, se desliza sin esfuerzo sobre los botones y las cremalleras sin atascarse, incluso hacia atrás. Además, cuenta con la tecnología Smart iCare que protege tus prendas con una temperatura segura para todo tipo de tejidos – para una protección textil inteligente y sin perder tiempo calentando o enfriando la plancha. Y si no tienes tiempo de sacar la tabla, puedes planchar directamente en vertical con la ropa colgada aprovechando la potencia del vapor, una solución ideal para retoques o pequeñas arrugas.

Fotos | iStock.com/Kerkezseb_ra

 


Etiquetas: , , ,