Desconocidas en nuestro país hasta hace pocos años, hoy cada vez son las más personas enganchadas al slow cooking. Cocinar con una olla de cocción lenta está lleno de ventajas (por algo es un electrodoméstico esencial en los hogares estadounidenses), pero su compra todavía despierta muchas dudas.

¿Por qué tienen tanto éxito? ¿Cuántos tipos existen? ¿Cómo elegir la que más me conviene? ¿En qué se diferencian? Si tú también quieres revolucionar tu cocina pero no sabes por dónde empezar a a la hora de elegir la más adecuada, no te pierdas nuestra guía para saber cómo acertar con tu primera Crock-Pot.

Las razones de su éxito: ventajas de cocinar en Crock-Pot

Si tienes un amigo o familiar que acaba de comprarse una Crock-Pot y no puede dejar de hablar de ella, no le culpes. Es un “efecto secundario” habitual entre los nuevos slowcookers, que conquista y seduce a todo el que la prueba. Pero, ¿por qué tanto revuelo?

A diferencia de otros modernísimos aparatos de última tecnología, las Crock-Pot son pequeños electrodomésticos que llevan ya muchas décadas haciendo la vida más fácil a millones de personas. En Estados Unidos y Reino Unido, las ollas de cocción lenta son tan esenciales en el día a día como el horno o la placa, y es que ofrecen multitud de ventajas.

Elegir Crock-Pot

“¡Es como recuperar la cocina de la abuela!”, exclaman con entusiasmo sus usuarios. Y es cierto, con una Crock-Pot es más fácil que nunca volver a esos platos reconfortantes cocinados sin prisas, el chup-chup lleno de sabor que nos transporta a la infancia. Pero es solo una de sus muchas virtudes:

  • Cocinar en Crock-Pot es muy fácil y apto incluso para los más novatos.
  • No hay que estar pendiente de la comida, ni vigilar la preparación o preocuparse en remover. La olla cocina sola sin necesidad de supervisión.
  • No hay pérdida de humedad ni se evaporan los jugos o el caldo, evitando tener que corregir el nivel de líquido sin riesgo a que se pegue la comida o se queme.
  • Consigues platos exquisitos con un sabor inigualable y sin esfuerzo, que solo se logran mediante cocciones largas.
  • También se concentran y conservan mucho mejor los nutrientes, logrando platos más saludables y nutritivos, sin necesidad de añadir mucha grasa o sal.
  • Se adapta a todos los estilos de vida: solo tienes que programar la receta con las horas de antelación que necesites para tener la comida caliente y recién hecha cuando quieras, por ejemplo, al volver del trabajo.
  • Disfruta de texturas inigualables incluso con las carnes más duras. La cocción lenta gelatiniza y suaviza las fibras, liberando sus jugos, dejándolas jugosas y suaves.
  • Es una cocina muy versátil: puedes preparar todo tipo de carnes y pescados, verduras y recetas vegetarianas, legumbres, arroces y pastas… pero también mermelada, yogur, postres tradicionales como el arroz con leche o incluso bizcochos y panes.
  • Consume muy poca energía, ya que siempre funciona con bajas temperaturas y muy baja potencia, lo que permite ahorrar en el gasto energético de casa.

¿Qué Crock-Pot es mejor para mí?

Ahora que ya sabemos cuáles son las ventajas de la olla de cocción lenta llega la segunda cuestión: ¿cuál comprar? Como no todas las familias son iguales, existen distintos modelos de Crock-Pot para responder a todas las necesidades. Para sacarle el máximo partido, es importante elegir la más adecuada.

Presta atención sobre todo a los siguientes factores:

  • Tamaño: es decir, la capacidad del recipiente; cuanto más grande, más raciones y más comensales.
  • Forma: pueden ser redondas u ovaladas, siendo más recomendables estas últimas si se quiere cocinar aves enteras, pescados grandes o bizcochos y panes.
  • Material: influye en si puede lavarse en lavavajillas, introducirse en el horno o servir en la mesa; además, una tapa transparente permite ver el contenido sin abrirla.
  • Manual o digital: los modelos digitales permiten programar el tiempo automáticamente en intervalos de 30 minutos, hasta 20 horas.
  • Funciones adicionales: niveles de potencia, mantener caliente, etc.

A continuación analizamos las especificaciones técnicas de cada modelo de Crock-Pot para que elijas en función de tu presupuesto y necesidades.

 

Olla eléctrica Crock-Pot CSC060XCrock-Pot

Aquí tenemos una versión actualizada, con 3,5 litros de capacidad, con sus dos niveles de potencia y la posibilidad de introducir el recipiente en el horno, pero añade notables novedades que mejoran la experiencia de uso.

Además de su bonito color gris crema brillante, esta olla cuenta con tapa abatible, que sigue siendo de vidrio transparente, desmontable y apta para lavavajillas. Una gran diferencia frente al primer modelo es su display digital que añade además el temporizador programable hasta 20 horas. Es lo último de lo último que ha presentado la compañía.

boton compra

Olla eléctrica Crock-Pot SCCPRC507B

En este caso tenemos una Crock-Pot de mayor tamaño, con una capacidad total de 4,7 litros, lo que permite preparar buenas raciones de cuatro a cinco comensales, dependiendo de la receta. Las dimensiones totales por tanto son un poco mayores, pero sigue teniendo un diseño muy compacto que no requiere mucho sitio en la cocina.

Crock-Pot

Esta olla cuenta con mando de control digital, también ofrece dos niveles de potencia y la función de mantener caliente es automática, activándose cuando termina la cocción.

La olla interior de cerámica es redonda, se puede introducir en el horno, y la tapa es igualmente de vidrio transparente, aptas ambas para lavavajillas. Además, el cable es desmontable, lo que facilita su manejo y traslado. Incluye el práctico recetario para empezar a usarla con todo tipo de platos.

boton compra

Olla eléctrica Crock-Pot SCCPBPP605

Llegamos a las ollas de mayor tamaño, con un recipiente con 5,7 litros de capacidad, adecuado para cocinar platos de cuatro a seis comensales, con raciones más que generosas. Esta olla, además, es ovalada, ideal para introducir un pollo entero o piezas de pescado grandes, incluso moldes de plum cake y bizcochos alargados.

Crock-Pot

Esta Crock-Pot también ofrece un mando de control digital con los ya clásicos dos niveles de temperatura, la función de mantener caliente y el práctico temporizador con cuenta atrás de hasta 20 horas. De nuevo, la tapa es desmontable, de vidrio transparente, y apta para lavavajillas.

Se trata de una buena olla para grandes familias o quienes quieran tener la opción de preparar menús para invitados, o para aprovechar y cocinar de más para planificar las comidas semanales.

boton compra

Olla eléctrica Crock-Pot CSC012X

También ovalada, digital, con la misma capacidad perfecta para seis personas y fabricada con los mismos materiales, esta olla supone un paso más en precisión culinaria gracias al sistema AutoStir.

Crock-Pot

Se trata de un sencillo mecanismo que se puede acoplar a la tapa, también de vidrio transparente, al que se pueden conectar dos utensilios para remover los alimentos mientras se cocinan. Las dos varillas, una para preparaciones suaves como cremas, yogures o mermeladas, y otra para sólidos más duros, están incluidas con la Crock-Pot, son aptas para lavavajillas y muy fáciles de poner y quitar.

Con este sistema, que se puede activar o desactivar al gusto, la olla remueve a intervalos regulares la comida para lograr mejores resultados especialmente en guisos, estofados o salsas, logrando una mayor uniformidad de los platos. Así evitamos tener que levantar nosotros la tapa para hacerlo de forma manual, ahorrando energía y tiempo.

boton compra
 


Etiquetas: ,