Si necesitas una placa nueva para tu cocina, has llegado al artículo adecuado. Tras muchos años cocinando, y a medida que han ido cambiando mis necesidades, han pasado bajo mis cazuelas todo tipo de fogones y vitrocerámicas. Así que ayudándome de mi experiencia, voy contarte cómo elegir la placa de cocina más adecuada para ti.

¿Qué placa de cocina elijo: vitrocerámica o inducción?

Esta es la primera pregunta que uno se hace cuando va a comprar una placa de cocina. La mayor diferencia entre estos dos tipos de placas, de aspecto exterior muy similar, estriba en la tecnología bajo ese cristal negro que tanto tememos rayar. La de inducción calienta directamente los recipientes sobre ella mediante un campo electromagnético, mientras que la vitrocerámica produce calor mediante resistencias eléctricas, que se transmite por conducción.

Esto hace que las placas de inducción sean más potentes y eficientes, ya que hay menos pérdida de calor, e inmediatas, pues no hay que esperar a que se caliente o enfríe el cristal sobre la resistencia. Como añadido, como el cristal no se calienta apenas, si se derrama algún líquido este no se quema y se pega, como ocurre en las vitrocerámicas, y también evitas riesgos de quemaduras. Por todas estas razones, como norma general, mi recomendación es elegir una placa de inducción.

placa de cocina

Sin embargo, existen diferentes circunstancias por las que te puede interesar una vitrocerámica. Por ejemplo, si no quieres hacer una gran inversión (piso de alquiler, una segunda residencia de uso ocasional), las placas vitrocerámicas son sensiblemente más económicas (por debajo de los 200 euros), mientras que las de inducción fácilmente superan los 300.

Además, hay que tener en cuenta que las placas de inducción solo funcionan con determinados recipientes (básicamente, cualquier con una base de hierro o acero ferromagnético), pero no con otros que sí podrías usar en la vitrocerámica, como las cazuelas de aluminio, las de acero inoxidable no magnético, las de barro o las de cerámica. Si te gusta cocinar en este tipo de ollas y cazuelas, o no quieres cambiar tu batería de cocina, puede ser otro motivo para decantarse por la vitrocerámica.

¿Qué placa vitrocerámica me compro?

Si te has decidido por una placa de cocina vitrocerámica, mi recomendación es optar por una con tres zonas de cocción, y que una de esas zonas sea de gran tamaño (al menos 28 centímetros). Eso te permitirá calentar uniformemente grandes ollas, y es muy útil para cocinar paellas también.

Placa vitrocerámica Fagor FPV3340S

vitroceramica-fagor

Fagor FPV3340S

Se trata de una placa vitrocerámica potente y versátil. Cuenta con tres zonas de cocción, aunque la más grande es doble, pudiendo escoger entre 21 o 28cm. Además, las dos más pequeñas (15,5 y 19cm) se pueden unir para calentar una bandeja o una plancha para la carne o el pescado.

¿Qué placa de inducción me compro?

A la hora de elegir una placa de inducción, las opciones son muchas, así que la decisión depende en gran medida del uso que le vayas a dar. ¿Eres un cocinero ocasional o pasas mucho tiempo en la cocina? ¿Tu presupuesto es ajustado? ¿Necesitas una placa muy flexible para utilizar grandes recipientes o tienes un ajuar más normal?

Buena relación calidad precio: Zanussi Z6233IOK

induccion-zanussi

Es la que tengo ahora mismo instalada en casa: una placa sencilla, pero con todo lo necesario. Tres zonas de cocción con una doble de 18 y 28 cm con detección automática del recipiente, y dos más de 21 y 14,5 cm. Tiene potencia más que de sobra para calentar rápidamente (con función booster) e incluye también un cómo temporizador para controlar los tiempos de cocción y que se apague automáticamente.

Zanussi Z6233IOK

Una placa flexible sin pasarse de presupuesto: Electrolux EHN6332FOK

induccion-electrolux

Si estás buscando mayor flexibilidad pero tampoco echar la casa por la ventana, esta placa de inducción Electrolux es una buena elección. Dispone de tres zonas de cocción que se adaptan a casi todas las necesidades.

A la derecha, una doble de 18/28 centímetros con función booster, para ollas y sartenes grandes y pequeñas. A la izquierda, dos zonas de cocción de 21 centímetros que se pueden unir para funcionar al unísono y calentar bandejas, planchas, y otros recipientes alargados.

Electrolux EHN6332FOK

La placa de inducción para cocinarlo todo: Siemens EX675LYC1E

induccion-siemens

Es la placa de inducción si lo que quieres es la máxima versatilidad. Cuenta con dos zonas de flexinducción de 23×38 centímetros, que se activan automáticamente en función del recipiente que pongas sobre ellas, y una zona de inducción central adicional.

También incluye funciones adicionales como control de la temperatura del aceite, calentamiento rápido, silencio, temporizador… Tengas lo que tengas en mente cocinar, con esta placa de cocina todo es posible.

Siemens EX675LYC1E

Aquí puedes ver recetas de Miquel Corbí


Etiquetas: