Han pasado más de 100 años desde que se inventara la primera lavadora eléctrica, y más de medio siglo desde las primeras lavadoras automáticas. Podría argumentarse que, después de tantos años, las lavadoras no han cambiado tanto: total, siguen siendo un tambor con agua y jabón que da vueltas.

Y es verdad que su esencia no ha variado, pero, gracias a la tecnología, ahora las lavadoras más modernas pueden hacer cosas que nuestras viejas lavadoras no pueden más que envidiar.

1. Ser las más rápidas del oeste

“No podemos salir todavía, hay que esperar a que acabe la lavadora” es una frase que habrás oído o habrás pronunciado tú mismo más de una vez. Y es que esos ciclos de lavado eternos te tienen en vilo durante horas para evitar que luego la ropa huela mal por no tenderla.

Con la tecnología QuickDrive™ de Samsung, la placa trasera gira de forma independiente, logrando mayor movimiento del agua que los tambores convencionales, lo que

asegura un lavado rápido y en profundidad a la vez que protege los tejidos. Promete coladas en la mitad de tiempo y con un ahorro energético del 20%.

2. Poder lavar ese calcetín que te has olvidado en el cesto

Lavadora con Add Wash

Porque a todos se nos olvida algo por poner en la lavadora: un calcetín desparejado, la camiseta que te quitaste anoche y está en el suelo de la habitación, o esa camisa que tenía una mancha pero dejaste colgada en el armario “para la próxima lavadora”.

Con AddWash™ de Samsung eso ya no es un problema, porque gracias a su pequeña puerta adicional, podrás añadir prácticamente cualquier prenda a tu lavadora aunque haya comenzado el ciclo de lavado.

3. Tener WiFi

Lavadora con WiFi

¿Te imaginas no tener WiFi en casa y no poder conectarte a internet? ¿Menuda pesadilla no?

Pues así se sienten nuestras lavadoras antiguas, que no pueden conectarse a internet como las lavadoras Samsung con SmartThings™ para recomendarte el ciclo adecuado para tu ropa, preguntarte a qué hora quieres que esté lista la colada o avisarte de que va siendo hora de hacer un ciclo de lavado del tambor.

4. Ser inteligentes

Un poco como el hombre de hojalata en El Mago de Oz, que quiere tener un corazón, nuestras lavadoras antiguas querrían tener los sensores inteligentes y la capacidad para calcular automáticamente la duración del ciclo y la cantidad de detergente, suavizante y agua en función de la cantidad de ropa y su nivel de suciedad, como hacen las lavadoras Samsung con autodosificador.

5. Tener burbujas como un Jacuzzi

¿Qué gusto dan las burbujas de un jacuzzi o un spa verdad? Pues algo así siente nuestra ropa con la tecnología EcoBubble™ de Samsung, con la que se consiguen excelentes resultados incluso en agua fría, ya que estas burbujas aceleran la activación del detergente y penetran en los tejidos más rápido.

6. Poder con toda la colada

Que levante la mano quien se haya pasado un “finde” poniendo una lavadora tras otra porque no cabía toda en una. Y es que las lavadoras antiguas rara vez superan los cinco kilos de capacidad, y eso da para muy poca ropa.

Las lavadoras Samsung QuickDrive ofrecen hasta el doble de capacidad, lo que, unido a su mayor velocidad de lavado, permite lavar el doble de ropa en la mitad de tiempo. ¡Recupera tus fines de semana!

7. Ser silenciosas como un ninja

Lavadora silenciosa

Puede parecer una trivialidad, pero detrás del silencio de las lavadoras de última generación se esconde mucha tecnología.

En el caso de las lavadoras de Samsung, su tecnología VRT-M y VRT-Plus permite un lavado silencioso gracias a su sensor inteligente de equilibrado del movimiento del tambor y el contrapeso de sus rodamientos.

Se acabaron esas siestas frustradas por un centrifugado inoportuno o no poder poner la lavadora al llegar tarde del trabajo por no molestar a los vecinos.

8. Funcionar a vapor

No es que vuelvan al vapor como los barcos o los trenes antiguos, sino que las nuevas lavadoras Samsung QuickDrive incorporan esta función que permite una mayor limpieza sin gérmenes, eliminando bacterias y alérgenos.

9. Ser eternas (o al menos, durar mucho años)

Lavadora con 10 años de garantía

Siempre se dice que ”ya no hacen las cosas como antes”, pero la verdad es que las lavadoras antiguas no ofrecían 10 años de garantía del motor como lo hacen las lavadoras Samsung con motor Digital Inverter.

A diferencia de los tradicionales, estos motores funcionan con imanes, lo que supone una menor fricción y ruido, una mayor eficiencia y, a la larga, un menor desgaste y una mayor vida útil.

¡Larga vida a tu nueva lavadora!

Comprar


Etiquetas: