Entre un 30% y un 50% de comida en 2012 terminaba convirtiéndose en residuo, y casi el 42% del desperdicio de alimentos ocurre en casa, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Las cifras en la actualidad son parecidas según Ángel Franco, director de comunicación de FESBAL: en el hogar perdemos mucha comida. Por fortuna, tiene solución y depende de nosotros.

Aprender a colocar la comida en el frigorífico, a organizarnos para cocinar o comprar lo necesario son puntos clave si buscamos ahorrar dinero y cuidar del medio ambiente. Cada kilogramo de comida en buen estado que tiramos afecta a nuestro bolsillo, y por eso merece la pena invertir en un frigorífico con control de temperatura, humedad, y zonas bien delimitadas, como ocurre con Whirlpool. Ahora con un 15% de descuento hasta el 31 de julio.

ahorrar comida

¿Por qué se pone mala la comida?

No somos los únicos que nos comemos nuestra comida. Los microorganismos presentes en ella de forma natural también lo hacen, y suelen usar oxígeno y tiempo para ir deteriorando los alimentos. Es uno de los motivos por los que se recomienda cocinar la comida por encima de los 70ºC durante varios minutos.

En frutas, verduras y alimentos frescos es muy frecuente la aparición de hongos debido a la humedad. A cada microorganismo le gusta una temperatura y una humedad determinada, pero entre 20ºC y 45ºC a humedad ambiente tienen una muy alta tasa de crecimiento. El agua líquida también les gusta, y estos microorganismos pueden saltar con facilidad de un alimento a otro.

ahorrar comida

Otra causa de pérdida de comida son las quemaduras por congelación derivadas del frío intenso. Algunos frigoríficos antiguos no enfrían uniformemente o no trabajan con una temperatura objetivo. En su lugar un chorro de aire frío ataca a los alimentos, y los más frescos pueden verse afectados. Como veremos, merece la pena buscar no frost y antibacterianos.

También es importante el número de kilogramos de alimentos que tiramos al final de la comida. Los llamados restos. Veamos, punto por punto —lista de la compra, conservación de alimentos y cocinado o envasado—, cómo podemos solucionar el despilfarro de comida, y cómo la temperatura guarda un lugar especial.

La lista de la compra y el orden en la nevera

Para evitar tirar comida primero hemos de trabajar con la lista de la compra. Suele ayudar un calendario personalizado que nos ayude a visualizar los platos de la semana. También saber qué es lo que tenemos en el frigorífico, priorizando el consumo de los alimentos que lleven más tiempo:

  • Fruta: al frigorífico si es verano
  • Carnes: no más de dos días
  • Pescados: día o día y medio
  • Huevos: no más de una semana a 4 ºC

El espacio en el frigorífico es muy importante y personal. No todos usamos la puerta para guardar los mismos alimentos, por ejemplo, por lo que ayuda que esta pueda ser configurada a nuestro gusto y necesidades particulares como es el caso de los frigoríficos W7 y W9 de Whirlpool.

ahorrar comida

Su puerta con diseño modular nos facilita la personalización, y el estante flexible se repliega para hacer sitio bajo el mismo. Además, adelantándonos a la conservación, es interesante buscar frigoríficos que nos permitan sectorizar: cajón de frutas y verdura, botellero, cajón 0º, etc.

Por ejemplo, a las botellas de agua, leche, zumo o bebida de frutos les basta con temperaturas bajas, al igual que le ocurre a la cerveza y el vino. Los frescos, por otro lado, necesitan un espacio especial. Además, no todos los frescos pueden juntarse.

Alimentos como la lechuga, brócoli, calabaza, sandía, melones, uvas o peras liberan gases naturales al madurar que pueden estropear otros alimentos o a ellos mismos. De modo que mejor guardarlos lo más separados posible.

Temperatura y humedad óptimos, punto clave

El siguiente punto, probablemente el más importante, es la conservación de alimentos una vez descansan en nuestro frigorífico. Los microorganismos naturales hacen de las suyas en determinadas condiciones de humedad y temperatura. De ahí que debamos proteger los alimentos frescos.

ahorrar comida

Lácteos, carnes, pescados, verduras, frutas, etc, deberían almacenarse a temperaturas entre los 4 ºC y los 7 ºC, en general, con el fin de reducir el crecimiento microbiano. Aunque si nuestro frigorífico permite bajar aún más la temperatura, por ejemplo entre los 0ºC y los 4ºC, lograremos detener ese crecimiento. Esto se aplica también a alimentos como la mayonesa.

Las verduras, frutas, legumbres y frutos secos, que según los dietistas nutricionistas debieran ser los pilares de la alimentación saludable, forman parte de este grupo y necesitan su propio cajón. Los frigoríficos Whirlpool, cuyos modelos W7 y W9 se ven arriba abiertos, incorporan estas funciones en la parte baja del módulo superior.

  • Cajón Fresh Box+, para mantenerlos frescos hasta 15 días*.
  • Cajón Fresh Box 0º, para alimentos delicados como pescados y quesos manteniéndolos en esa temperatura aproximadamente.

En el caso del W9 contamos con un suelo antibacteriano llamado Fresh Pad en los cajones que, combinado con la tecnología Dual No Frost y el control de precisión de humedad y temperatura (estas últimas incluidas en ambas series), facilitan la conservación de alimentos frescos.

Los tuppers, grandes aliados

Los tuppers, tupperwares o tapers en la versión castellana, estos recipientes suponen un alivio para al planeta y el bolsillo al poder almacenar raciones en su interior. Fruta cortada, comidas preparadas o legumbres cocidas son solo algunos ejemplos de uso, y una buena alternativa al despilfarro.

ahorrar comida

Los tapers son una opción interesante tanto para llevar al trabajo como para preparar cenas listas para servir. Somos muchos los que usamos la tarde del domingo para preparar la comida de la semana, y gracias a tecnología como Control 6th Sense de Whirlpool la comida se mantendrá a una temperatura constante.

Un truco de ahorro interesante al cocinar es servirnos la comida en platos pequeños. Ahora, si sobra comida lo hará en la sartén o la cacerola, y en lugar de echarla al cubo de la basura desde el plato podemos usar un táper para guardarla en nuestro frigorífico una vez se enfríe.

Si este alimento no se va a consumir en dos días, es recomendable almacenarlo en el congelador. El guardarlo una vez enfriado tiene que ver con no subir de golpe la temperatura en el interior del frigorífico o congelador.

Los frigoríficos son un electrodoméstico más relacionado con la salud de lo que pensamos. Nos ayuda a mantener la comida en buenas condiciones de higiene para el consumo.

Consigue tus frigoríficos Whirlpool de las series W7 y W9 en El Corte Inglés

Los frigoríficos Whirlpool de las series W7 y W9 cuentan con tecnología de control de temperatura y humedad capaz de hacer que nuestra comida dure más tiempo. Sus diferentes zonas, modulares en caso de la W9 y su eficiencia energética A+++ en el caso de la gama W7, permiten organizar el frigorífico según nuestras necesidades.

Frigorífico combi Whirlpool W9 921D OX Dual No Frost

ahorrar comida

Frigorífico combi Whirlpool W9 921C W Dual No Frost

ahorrar comida

Frigorífico combi Whirlpool W7 831T OX H Total No Frost

ahorrar comida

Frigorífico combi Whirlpool W7 921O W H Total No Frost

ahorrar comida

Imágenes | iStock/AndreyPopov, iStock/c12, iStock/OksanaKiian

*Basado en pérdida de peso y calidad visual, considerando frutas y verduras normales. Procedimiento de prueba interno de Whirlpool).


Etiquetas: ,