Los padres de la pequeña californiana aún no salen de su asombro tras recibir en su hogar una factura del mes de Diciembre por valor de 2000€. El sobre, de tamaño mayúsculo, albergaba nada menos que 440 páginas detallando cada uno de los destinos de los sms enviados por su hija.

Lo que al principio podía parecer un error, puesto que haciendo cuentas parece que es inviable realizar tamaña hazaña, acabó siendo una cruda realidad social y económica para la familia. Tras verificarlo con la operadora móvil con la que tenían los servicios contratados y tras hablar con la chica, dedujeron que se trataba de una “ligera” confusión. Resulta que la hija pensaba que tenía un plan ilimitado de mensajes al igual que sus amigas y amigos.

De este modo sus dedos no pararon de aporrear el móvil durante todo un mes, incluso en su fiesta de cumpleaños enviaba mensajes a sus amigos presentes en la fiesta. Sin lugar a dudas, toda una enfermedad en ciernes que los padres han decidido seguir consintiendo al haberle contratado una tarifa ilimitada de sms por 30$ al mes. Una forma de evitar sustos futuros pero de educar de forma peculiar a la hija que les ha costado 2000€ extra en navidad.

En España estas tarifas planas aún nos quedan algo lejos, las operadoras por ahora premian más el tráfico interno que el absoluto, las tarifas planas u “onduladas” de voz (con tramos horarios) si han calado, pero aún falta que las de mensajes sigan ese mismo camino de forma generalizada. En cualquier caso esperemos que ello no depare un futuro tan anómalo como el sufrido por la californiana.


Etiquetas: