De forma pionera, Chevrolet ha incorporado la posibilidad de que los pasajeros de algunos de sus modelos de coche actuales puedan conectarse a internet. La fórmula es bien sencilla, puesto que la red de cobertura 3G cubre casi el 90% del territorio estadounidense, nada mejor que hacer uso de esa cobertura incorporando un router WiFi que reparte la señal móvil 3G para que se puedan conectar los dispositivos de los acompañantes del conductor mediante WiFi.

De esta manera, los portátiles, móviles e incluso consolas podrían conectarse a internet para que los viajes fuesen más amenos.
El servicio requiere de la alianza del fabricante de coches con una operadora que le proporciones la cobertura 3G para poder dar servicio de internet con velocidades medias de 1’5Mbps, que no está nada mal.

Los precios que baraja Chevrolet en Estados Unidos ascienden a 199 dólares por la adquisición del router WiFi-3G y una mensualidad de 29 dólares por el servicio, precios nada descabellados para ser una invención reciente en el mercado de internet.

Parece que incluso las radios de coche pueden comenzar a verse amenazadas de forma futura por las radios digitales en streaming, aunque quede un largo camino puede que el mejor acompañante del conductor no sea tan duradero tal como lo conocemos y pase a abandonar la frecuencia modulada en favor de la calidad del sonido digital. Las antenas de los coches tienen los días contados.


Etiquetas: , ,