Todos coinciden que la TV 3D es el futuro, pero parece que las reticencias de muchos compradores a dar el salto, está haciendo a los fabricantes replantearse su estrategia. Y es que se ha constatado que el tener que usar gafas 3D y el reducido material disponible hasta la fecha, han impedido que el mundo de la TV 3D no haya explotado o al menos no haya sido el boom que seguro que las marcas esperaban.

Es por eso que se replantean ajustar su estrategia, y dirigirnos hacia el mundo de los televisores 3D sin gafas. Evidentemente, esta tecnología todavía necesita desarrollarse más plenamente. Samsung ha sido de los primeros en mostrar sus avances a este respecto, que no serían efectivos antes de 3 años.

En su proyecto, samsung ha mostrado un nuevo modelo 3D de 55 pulgadas que no necesita gafas para recrear el efecto 3D en el consumidor. De momento su sistema está verde, y hace uso de dos pantallas LCD, una de ellas con posibilidad de cambiar su índice de refracción para simular el efecto 3D, que será apreciable en una rango de distancia de entre 2.5 y 6 metros, aunque el ángulo de visión sigue siendo un problema. Para dentro de tres años, cuando es probable que este prototipo vea la luz de forma comercial, el panel actual con resolución FullHD, brillo de 500 cd/m2 y contraste de 4.000:1 será sustituido por uno de tipo LED, lo que haya en ese momento… siempre y cuando no se desarrollen nuevas soluciones, que tal y como funciona la tecnología, y al ritmo que avanza, nada puede desecharse.

Pero no es la única novedad que ha presentado Samsung en los últimos días. Una interesante es la evolución para las gafas de sus pantallas 3D, en la que han decidido incorporar la conectividad Bluetooth, con lo que se elimina la necesidad de estar en línea con respecto al emisor situado en el televisor, por lo que ganamos algo de libertad de movimientos, y a su vez, evitamos que la comunicación se corte si algo intercede en su camino. Las nuevas gafas sólo funcionarán en modelos de televisores Samsung 3D que han aparecido este año.

El diseño de las gafas toma una nueva línea, con dos patillas más delgadas que poseen las baterías y los receptores Bluetooth al final de las mismas. El conjunto pesa alrededor de 30 gramos, y se recarga sin necesidad de enchufarlo. Samsung ha desarrollado un cargador por inducción, en el que se pueden recargar hasta cuatro gafas.


Etiquetas: , , , ,