Una de las sensaciones más gratificantes de este mundo es el poder comunicarse con otras culturas, de la misma forma nativa que lo haríamos en nuestra tierra natal. Hasta ahora existía la limitación impuesta por los distintos idiomas imperantes a lo largo del globo para poder comunicarnos en cualquier entorno y situación.

Aprender un idioma y dominarlo es una tarea ardua y laboriosa si se quiere dominar en toda su extensión, pero es algo que NEC pretende evitar mediante el uso de unas innovadoras gafas, o mejor dicho, prototipo de gafas. El funcionamiento es más que sencillo e intuitivo, las gafas capturan audio e imagen, procesando las percepciones sonoras y oculares captadas al hablar con otra persona que se comunica en otro idioma, por ejemplo.

Estos datos llegan a un miniordenador situado a la altura de la cintura que se comunica con las gafas a su vez. Y esos datos viajan a un servidor remoto que los analiza, traduce y convierte a texto que visualizamos en esas gafas futuristas con el mínimo retraso posible para tener una comunicación medianamente fluida.

Este uso será el objetivo de las gafas de NEC, pero en principio se usarán como forma de asistencia remota de campo para ingenieros y técnicos que recibirían información adicional sobre las tareas que estén realizando gracias al procesado de lo que ven y oyen en sus labores de resolución y construcción.

Nec apuesta fuerte por este sistema de aprendizaje pasivo, invirtiendo unos 8 millones de dólares en desarrollo y marcándose el objetivo de fabricar y vender 1000 unidades en los próximos tres años. Por desgracia o por fortuna, se acerca el día en que la inteligencia podrá ser falseada con artilugios como éste, donde el dinero otorgará la posibilidad de adquirir capacidades adicionales al margen de las aptitudes del individuo.


Etiquetas: