pro4-1

En menos de un mes el nuevo Surface Pro 4 de Microsoft estará disponible. Ya os hablamos de él hace unos días y os explicamos cómo reservarlo en El Corte Inglés para conseguir un descuento del 10% sobre el precio original. Ahora nos toca presentaros al socio de este dispositivo: su sistema operativo.

¿Qué sería un ordenador sin un sistema operativo que lo hiciera funcionar? Aunque Surface Pro 4 es la estrella indiscutible, no podemos olvidarnos de su pareja de baile. Su Robin en su lucha por ser el mejor ordenador convertible del año. Juntos forman una pareja de lujo y hoy nos toca explicaros por qué es así de especial.

Surface Pro 4 es, además de un grandísimo dispositivo, un ordenador de referencia para el resto de la industria. Un espejo en el que mirarse para todos aquellos que quieran hacer un tablet convertible que funcione también como portátil. Un modelo difícil de seguir porque Microsoft cada año sube el listón un poco más.

pro4-2

Este ordenador recoge la esencia de la actual Microsoft: una compañía que quiere combinar la informática tal y como la conocemos con formatos nuevos, como las pantallas táctiles. Todo eso en un formato portátil para que lo llevemos siempre con nosotros y que, además, para rizar el rizo, ofrece tanta potencia como un ordenador convencional. Una tarea que suena complicada pero que Microsoft resuelve muy bien.

El formato: la mezcla perfecta entre lo clásico y lo moderno

Microsoft define a su Surface como el tablet con el que vas a sustituir a tu portátil. Detrás de esta atrevida afirmación tenemos las claves de este equipo: es ligero y fácil de transportar, como una tableta, pero a la vez ofrece la potencia que tiene un ordenador como el que tenemos ahora mismo en casa.

El formato de Surface combina la informática que hemos estado utilizando todos estos años: la de teclado y ratón, la de depender de una serie de accesorios para interactuar con el sistema y realizar todas las tareas.

Todo eso está en este equipo gracias a la funda que hace las veces de teclado y ratón con su trackpad. Además de todo eso, recoge la nueva tendencia de lo táctil: pantallas que se tocan y con la que la interacción con gestos es más sencilla que nunca, donde los lápices digitales tienen un nivel de precisión sorprendente.

pro4-4

De esta mezcla de lo clásico y lo moderno nace un dispositivo que quiere adaptarse al ritmo de la gente que se mueve mucho. Todos aquellos que llevan su ordenador siempre a cuestas y donde el escritorio no es el único lugar en el que trabajan. Surface Pro 4 tiene todo eso y cada vez son menos los compromisos que tiene.

Windows 10 es una pieza clave para entender esta transformación. Ya con Windows 8, Microsoft avisaba de que el futuro de la informática estaba en combinar lo táctil con los teclados y ratones. Con la actual versión del sistema operativo esa apuesta se redobla porque, ahora más que nunca, la combinación de ambas funciona a la perfección.

Interfaz intuitiva, gestos y comandos pensados para que aprovechemos lo mejor de ambos mundos… A todo esto hay que sumarle el hecho de que sea convertible y de pronto Windows pasa de ser un ordenador completo a no perder potencia ni prestaciones para ser una tableta sobresaliente.

En esta generación han mejorado ligeramente el diseño para hacerlo igual de portátil, pero al mismo tiempo han mejorado aspectos clásicos como el teclado con el nuevo sistema de pulsaciones. Microsoft sabe perfectamente que el futuro de los ordenadores de consumo y el mundo profesional va por esa dirección.

Las especificaciones: potencia sin compromisos

Cuando un ordenador es pequeño, las especificaciones se miran con lupa. Es normal, en un espacio minúsculo resulta difícil poner los mejores componentes. Por fortuna, el tiempo ha hecho que todas esas tabletas que hace unos años estaban muy alejadas de los ordenadores en términos de rendimiento, ahora se hayan acercado y la distancia sea mínima.

Microsoft sabe que los experimentos como Surface RT no funcionan y su Surface Pro 4 es un ordenador con todas las letras. En su interior lleva la última tecnología de Intel, diferentes configuraciones de RAM para que no tengamos que preocuparnos por la memoria, almacenamiento para dar y tomar…

pro4-3

La gráfica no es un problema. Lleva una tarjeta integrada, sí, pero la potencia que tiene es suficiente para cargar cualquier tipo de aplicación y juego. En la mayoría de tareas que hagamos rendirá sin despeinarse y sin que tengamos que frustrarnos con tiempos de carga eternos o falta de potencia.

Vale, su pantalla es pequeña (es un equipo móvil, recordemos) pero gracias a uno de sus accesorios podemos sacar Windows 10 a través de dos monitores UHD/4K. Es capaz de hacer casi de todo y si lo que necesitamos es un equipo móvil, Surface Pro 4 cubrirá todas esas necesidades.

En rendimiento, Windows 10 también marca las diferencias: sistema rápido, un ecosistema de aplicaciones nativas que cada día es más grande… Microsoft ha sabido mejorar su sistema operativo para adaptarse a todo tipo de circunstancias y el Pro 4 es el mejor ejemplo de ese espíritu de supervivencia.

Las claves de Windows 10

A lo largo del artículo nos hemos centrado en el hardware como protagonista de esta pareja, pero no hay que olvidar que Windows 10 es una pieza clave. No lo decimos nosotros, en blogs de prestigio como Xataka dan fe de su buen trabajo. Como hemos visto, en generaciones anteriores era un elemento que mostraba esa filosofía de combinar ambos mundos en la informática.

Con Windows 10, el sistema operativo de ordenadores más utilizado en el mundo ha aprendido un par de trucos que los usuarios de este ordenador podrán aprovechar. El primero de ellos, Windows Hello.

pro4-6

Con este nombre, nos encontramos con la nueva tecnología de Microsoft para desbloquear nuestro ordenador de forma segura. ¿Te resulta pesado escribir la contraseña cada vez que se apaga la pantalla y la vuelve a encender? Si eres de esos, Hello es justo lo que buscas.

Esta tecnología de verificación de usuarios nos permite identificarnos delante del Surface Pro 4 de dos maneras posibles: la primera y más rápida, usar el lector de huellas que tendremos en el teclado. Tan rápido y efectivo como en los móviles que este año lo han incorporado.

Si no nos convence esta opción, tenemos la posibilidad de desbloquear el dispositivo usando la cámara frontal. Cuando nos pongamos delante, sabrá quiénes somos y abrirá sesión en cuestión de segundos. Si te piensas que con una foto de la otra persona o mucho que os parezcáis va a funcionar, sentimos decirte que no lo vais a conseguir.

Hemos estado probando la tecnología Windows Hello en otros ordenadores y los resultados son espectaculares. Es rápida, precisa y aunque intentemos engañar al sistema con trucos de parecidos o con fotos de la persona en cuestión, no lo lograréis.

pro4-5

A este sistema hay que sumar también Cortana. El asistente de voz de Microsoft que encontraremos en la barra de inicio. Perfecto para preguntas rápidas y con un sistema de inteligencia cada vez más avanzado, por lo que, según lo vayamos usando, más aprenderá de nosotros.

Todo esto en un Windows 10 que viene con un escritorio remodelado, que ofrece una experiencia táctil con un diseño de menú de inicio clásico para que no nos perdamos. Si queremos disfrutar al máximo de este sistema operativo, resulta complicado encontrar una experiencia mejor que con Surface Pro 4.

Os recordamos que este equipo se pondrá a la venta el 19 de noviembre y, como sabemos que no os gusta esperar, ya lo podéis reservar en El Corte Inglés. Ser los primeros tiene premio porque, si lo hacéis ahora, os ahorraréis un 10% en cualquiera de los modelos que estarán a la venta en El Corte Inglés.


Etiquetas: