especial-surface

Llegó el gran día: Surface Pro 4 se pone hoy a la venta. Los que ya tenéis vuestra unidad reservada, podéis ir hoy a recogerla. Si no lo hiciste, ya puedes conseguirla hoy tanto en nuestra tienda online como en cualquiera de nuestros establecimientos. Como ya sabéis, estas semanas os hemos estado hablando de él para contaros todo lo que podréis hacer con él.

Ahora, para terminar, os queremos contar algo diferente: nuestra experiencia con la Surface Pro 4. Hemos estado utilizándolo como nuestro ordenador principal. Tanto para trabajar como para divertirnos, hemos exprimido al máximo este equipo y hoy os contamos cómo nos ha ido y qué nos ha parecido este equipo.

Ahora sí, una experiencia portátil completa

Hemos usado Surface desde la primera generación y por nuestras manos han pasado casi todos los modelos. El año pasado la Surface Pro 3 nos demostró que ya estaban muy cerca de replicar una experiencia de uso parecida a la de un portátil: mejor teclado, batería de garantías, buen rendimiento…

Este año Microsoft ha decidido continuar esa senda y Surface Pro 4 es, efectivamente, un tablet que se puede usar como portátil. El rendimiento ha mejorado con la nueva generación de Intel y el teclado se ha rediseñado para que las teclas se parezcan todavía más a las de un ordenador portátil.

suf4-4

El trackpad es más grande y ahora por fin llega a la excelencia. De hecho, en nuestra experiencia, es mejor que el de algunos ordenadores portátiles. Además con el incentivo de la pantalla táctil tenemos un montón de forma de interactuar con nuestro ordenador.

Surface Pen también ha mejorado mucho y ha corregido los problemas con el paralaje de la generación anterior. Escribir es más natural y si os gusta tomar notas manuscritas, ahora es posible conseguir unos resultados muy parecidos a los que tendríamos con un boli y papel.

Sobre el Surface os hemos contado todo ya: qué ofrece, cómo funciona el lápiz, su uso en diferentes ámbitos y las aplicaciones más recomendadas para sacarle provecho. Ahora es el momento de contaros nuestra experiencia.

Surface Pro 4 en el trabajo

Cambiar de ordenador cuando trabajas siempre es un engorro. Volver a instalar todo, ajustarnos a él… En mi caso parecía difícil: estoy acostumbrado a trabajar con un portátil grande con un buen teclado. También uso un ordenador de sobremesa con Windows 10 para cuando estoy en casa.

Configurar la Surface Pro 4 fue un proceso muy rápido: tras encenderla y ponerle mi cuenta, solo tuve que esperar unos pocos minutos para tenerlo configurado como mi PC de sobremesa. No tuve que hacer nada ya que Microsoft tenía guardadas todas mis preferencias en la nube.

surface-pro-4-3

Empecé a trabajar con él, pensaba que la curva de aprendizaje iba a ser más larga y dura. Que el teclado no me iba a permitir escribir tan rápido o que la pantalla no era lo suficientemente grande. Había probado otros Surface, es cierto, pero fue muy rápido adaptarse a él y convertirlo en mi herramienta de trabajo.

El teclado ha mejorado una barbaridad. No me cansaré de decirlo pero cambiar la construcción de las piezas ha hecho que trabaje tan rápido como en un portátil. La separación y el diseño de las teclas hacen que escribir sea más cómodo y ágil. El trackpad, por fin, funciona tan bien como el de los ordenadores tope de gama.

La pantalla es pequeña (normalmente trabajo con quince pulgadas) pero aprovechando los diferentes escritorios y el modo pantalla partida puedo ordenarme todo para pasar de una aplicación a otra. Quizás ha sido lo que más me ha costado pero sé que en el futuro podré usar el dock y conectar la Surface a una pantalla más grande.

suf4-2

No uso aplicaciones muy exigentes para trabajar pero todo funciona a la perfección: Monkey Writer para escribir, Microsoft Edge como navegador web, Office para gestionar documentos, Photoshop para retocar imágenes… La configuración de Intel Core i5 y 256GB de almacenamiento es idónea si no necesitamos un ordenador muy potente.

La batería cumple y es capaz de aguantar ocho horas de trabajo (en mi experiencia) sin tener que usar el cargador. Tengo que reconocer que me ha sorprendido y aunque todavía me llevo el cargador encima, me voy más tranquilo a los viajes o si me lo dejo (una vez me pasó) no tengo que andar preocupado con la autonomía.

Salgo de la oficina, tengo que seguir trabajando en el metro o el autobús. La gente que critica Surface suele hacer hincapié en usar este ordenador en el regazo. No os preocupéis: sigue siendo igual de cómodo que en la anterior generación.

La bisagra nos permite ajustar el equipo en diferentes posiciones y con el nuevo teclado podemos escribir sin tener que ocupar mucho espacio. Lo han hecho bien y ahora más que nunca Surface Pro 4 es un ordenador para trabajar que te puedes llevar a cualquier sitio.

Surface Pro 4 para entretenerse

Llego de la oficina, ha sido un día duro y dejo la Surface cargando. Mientras hago algunas tareas de casa, me salen unas cuantas ideas para una presentación que tengo que preparar. No tengo a mano una libreta y papel pero sí la Surface. La cojo, desconecto el teclado y abro OneNote.

pro4-3

Trazo algunos garabatos mientras tomo notas con el Surface Pen. Es preciso, puedo entender mi horrorosa caligrafía… Hago un par de capturas de pantalla pulsando en la punta. Funciona bien y ha hecho que en este mes deje de lado Google Keep como servicio para almacenar pequeñas notas.

En este mes me he hecho perfectamente a usar el Surface para cosas que no son trabajo. Quito el teclado, me siento en el sofá y empiezo a navegar por internet, leer artículos en Pocket y ver algún vídeo en YouTube. La música esta vez suena genial, el sistema de altavoces es potente y reproduce un sonido limpio y claro.

Una vez de las primeras cosas que hice con el Surface fue instalarle Steam. Me gusta jugar y quería ver qué tal iba. Le conecté en el USB mi mando de Xbox 360 e instalé algunos juegos del catálogo. Con los más potentes puede, pero decidí centrarme en aquellos más básicos. No porque no pudiera ejecutarlos sino porque para una pantalla de ese tamaño prefería otro tipo de juegos.

surface-pro-5

Acaba el día y me voy a la cama. No tengo sueño así que pongo el Surface en la mesita de noche y reproduzco algunos episodios en Netflix para dormirme. Ponerlo como si fuera un marco es muy fácil y con esa pantalla se pueden ver vídeo en HD sin despeinarse.

Pasaron los días y descubrí que cada vez usaba más el Surface. Solo tocaba mi antiguo portátil para tocar cosas puntuales y el sobremesa quedó enterrado. Surface ha sido mi herramienta de trabajo y ocio estos días. Lo he llevado a todos sitios y mi espalda lo ha notado: los dos kilos de mi portátil se notan en comparación con un dispositivo así se pequeño y portátil.

Un equipo capaz de todo y recomendable para casi todos

surface-pro-0

Llegamos a las conclusiones y esto nos lleva a una reflexión ¿es el Surface Pro 4 un equipo para todos? Mi respuesta es clara: es para la mayoría. Es un equipo de hacer de todo y seguro que se ajusta a todas las necesidades que podemos tener en el día a día. Si buscas renovar tu equipo y quieres algo diferente y atractivo, ve a por él.

Es potente, el Surface Pen va genial y poder usarlo como tablet o portátil hace que sea un equipo muy polivalente. Si somos de los que todavía dependemos de un montón de cables para trabajar, quizás te convenga buscar otra cosa pero para todo lo demás, Microsoft ha hecho un gran trabajo con esta cuarta generación de su tablet con aspiraciones de portátil.

Hay que saber bien lo que compramos y por eso mismo hemos querido usar este especial para explicar bien qué podéis hacer con él. Es un ordenador formidable y si nuestras dos prioridades son potencia y movilidad, ten por seguro que con este Surface lo vas a tener.

boton-compra


Etiquetas: