Las pantallas táctiles son instrumentos imprescindibles en las tablets,  han conquistado casi por completo los teléfonos móviles y son cada vez más importantes en otros dispositivos como cámaras fotográficas y videocámaras. Pero no todo ha sido tan fácil e inmediato a esta tecnología, perdiendo un par de batallas que se pensaba estaban ganadas de antemano. Nos estamos refiriendo a las pantallas de gran tamaño como los monitores de PC o los televisores.


La poca ergonomía de una pantalla vertical, sus  dimensiones y la aún poco desarrollada capacidad multi-toque, han sido las principales barreras para frenar su avance. El software ofertado tampoco ha contribuido mucho, empezando a incorporar un tímido soporte a partir del sistema operativo Windows 7; Además, se ha demostrado una mayor eficacia de un ratón óptico frente a la incomodidad de pulsar de modo continuado una pantalla, con el brazo levantado a la altura de los ojos.

De esto y mucho más, ha tomado nota la compañía de Redmond, que ya presentó una primera versión sin mucha repercusión entre los grandes fabricantes, optando esta vez por aliarse con la coreana Samsung para ofrecer un producto renovado con las grandes posibilidades que ofrece el líder mundial en paneles de TV.

Se llama Surface y por fin ha llegado a nuestro país. El modelo que acaban de presentar, llamado SUR40 está basado en Windows 7. Unicamente ha  sido visto en algún plató de televisión, pero podremos trastear con ello antes del verano, gracias a que las principales empresas del país esperan contar con este producto, el Corte Ingles, Telefónica, y varios bancos ya han encargado varias unidades.

A grandes rasgos, es una pantalla táctil con un tamaño extra grande, nada novedoso de no ser por los siguientes detalles:

Ha sido concebida para utilizarse de manera horizontal, de forma que junto a un pié de apoyo, se constituya en una funcional mesa en la que poder apoyarte sin miedo alguno, ya sean las propias manos o cualquier objeto como vasos, platos, etc, gracias a un cristal resistente a ralladuras.

Pueden interactuar en la misma pantalla varias personas a la vez gracias a un sistema patentado por Samsung llamado Píxel Sense, llegando a reconocer medio centenar de pulsaciones simultáneas, de manera que puede ser utilizada por un gran número de personas a la vez, tantos como quepan alrededor de la mesa, incluso con ambas manos.

El tamaño y la forma se han optimizado desde anteriores prototipos, así su área efectiva ahora es de cuarenta y dos pulgadas, y ha adelgazado hasta casi la mitad de grosor y de peso. El resto de especificaciones son muy parecidas a las de un televisor convencional de grandes prestaciones, salidas HDMI, alta definición 1080, Bluetooth, y un largo etcétera.

Se trata sin duda de un gadget muy atractivo al comercio, museos, universidades,  tiendas de moda, entidades bancarias y como puede observarse en la imagen, a la hostelería, y muy pronto veremos en nuestras ciudades.


Etiquetas: ,