Las transferencias inalámbricas en tiempo real de contenidos multimedia de alta definición parecen cada vez más cercanas. La nueva tecnología de radiofrecuencia en la banda de 60Ghz promete tasas de trasferencias en radios pequeños de hasta 15Gbps, algo que dejaría como despreciables los anchos de banda actuales del estándar 802.11n (600Mbps) incluso.

El Electronic Design Center de Georgia ha llevado sus investigaciones hasta la creación de un chip CMOS que funciona en la banda de radiofrecuencia de 60Ghz, con un consumo mínimo y un alcance corto pero con un ancho de banda muy elevado.

Esta tecnología está enfocada para la conexión con ordenadores en situaciones de proximidad al mismo, sistemas de alta definición inalámbricos y situaciones que requieran grandes y continuas transferencias de datos en radios de unos 10metros aproximadamente.

El problema reside en la alta disminución del ancho de banda con la distancia, por ello su rango de aplicaciones es limitado, y es que a los 5 metros la transferencia decae hasta los 5Gbps. Siempre supniendo línea de visión directa e interferencias adicionales inexistentes en la banda.

Una nueva tecnología inalámbrica como ésta no hace más que crear un panorama poco halagüeño para el usuario final, que tendrá que apostar por alguna tecnología mientras se asientan. Aún no disfrutamos de WIMAX y apenas saboreamos 802.11.n, cuando ya se habla de esta nueva forma de envío de datos a alta velocidad.

El tiempo dirimirá esta lucha inalámbrica que se avecina y sus jugosos beneficios para la que resulte triunfadora y se implemente en todos los dispositivos hardware de serie.