El título ya lo deja claro: ¿de verdad pensamos que las aplicaciones y juegos que más utilizamos son realmente gratis? Juegos como Pokémon Go o programas como WhatsApp o Facebook no viven del aire, así que algo deben ganar de alguna manera ¿verdad?

Seamos honestos ¿cuántas veces hemos leído realmente los permisos de las aplicaciones que instalamos? La mayoría de nosotros no prestamos atención a esa parte, por otra parte, importantísima. Pero ¿y si echamos un vistazo a todo lo que nos solicitan las aplicaciones más populares? Apps de linterna que nos solicitan datos de localización, permiso para consultar nuestra agenda o, incluso, para realizar llamadas.  La pregunta es ¿para qué quiere una linterna acceso a nuestra agenda de contactos?

Ni WhatsApp ni Pokemon Go son gratis, el precio que pagas son tus datos

No es cuestión de ser alarmistas: las principales tiendas de aplicaciones (Google Play y Apple Store) tienen unas buenas medidas de seguridad para que las aplicaciones que nos ofrecen sean seguras. De hecho, la mayoría de las noticias sobre malware son para vender aplicaciones de seguridad. Pero para eso hacen falta tres pasos por parte de nosotros, los usuarios:

  • Instalar apps solo de las fuentes oficiales y, a ser posible, que tengan un buen número de críticas positivas
  • No marcar la casilla Fuentes desconocidas en Ajustes>Seguridad
  • Leer los permisos

Facebook quiere saberlo todo de ti… y lo conseguirá a través de WhatsApp

Facebook compró WhatsApp en el año 2014. Desde el principio sus principales directores, Brian Actom y Jan Koum por WhatsApp y Marck Zuckerberg por Facebook, afirmaron repetidamente que no compartirían datos de los usuarios. El problema es que WhatsApp muy pronto dejó de ser independiente de Facebook.

¿Cuántas veces os ha pedido Facebook vuestro número de teléfono? Muchas, claro. Y eso es porque quieren tener todos nuestros datos unificados y controlados. Hace tan solo unos meses WhatsApp cambiaba su Términos de Servicio y Política de Privacidad (por primera vez en cuatro años). Podemos leer textualmente “Nada de lo que compartes en WhatsApp -incluyendo tus mensajes, fotos, e información de perfil- será compartido en Facebook”. Sin embargo, un poco más abajo podemos leer algo contradictorio: “Si eres un usuario actual, tendrás la opción de elegir que la información de tu cuenta WhatsApp no sea compartida con Facebook para mejorar tu experiencia con la publicidad y los productos en Facebook”.

Ni WhatsApp ni Pokemon Go son gratis, el precio que pagas son tus datos

Sigamos leyendo. En los Términos de servicio de WhatsApp, en el apartado de Política de privacidad y datos del usuario leemos “Aceptas nuestras prácticas de datos, que incluyen la recopilación, la utilización, el procesamiento y el uso compartido de tu información”.

Ni WhatsApp ni Pokemon Go son gratis, el precio que pagas son tus datos

Ahora sí está claro ¿no? WhatsApp puede hacer lo que quiera con nuestros datos (no así con nuestros mensajes). Ahora lo que nos queda es, por un lado, impedir que WhatsApp y Facebook compartan datos y descubrir qué sabe ya Facebook de nosotros.

Cortemos la conexión WhatsApp-Facebook

Si cuando se actualizaron las condiciones de privacidad de WhatsApp aceptamos a que se compartieran con Facebook, tal vez tengamos una oportunidad para revocar esa orden. En las mismas condiciones se nos avisa de que tenemos 30 días para dar marcha atrás. Para ello tan solo tendremos que abrir en WhatsApp la opción ‘Ajustes’ y, allí, elegir ‘Cuenta’, donde podremos hacer que no se compartan datos entre estas aplicaciones. Recordamos que esto sólo puede hacerse en un plazo de 30 días desde la aceptación de esas condiciones.

Por otro lado, para saber qué datos recopila Facebook sobre nosotros, el mismo programa nos lo facilita en su apartado de privacidad: no solo nuestro perfil completo (nombre, dirección, métodos de pago, etc.), si no las acciones de otras personas y la información que proporcionan a través de nuestro muro o, incluso “datos incluidos en el contenido que proporcionas o relacionados con este, como el lugar donde se tomó la foto o la fecha de creación del archivo”.

Ni WhatsApp ni Pokemon Go son gratis, el precio que pagas son tus datos

En esta página tenéis la Política de datos completa de Facebook, donde podréis conocer de forma totalmente detallada toda la información que Facebook va acumulando de nosotros. También Facebook nos permite descargarnos una copia de todos esos datos.

Pokémon Go a la caza de nuestro perfil

Pues los inocentes juegos también solicitan muchos datos personales. A veces incluso demasiados. El pasado mes de julio saltó la alarma cuando se descubrió que el popular Pokémon Go no solo accedía a nuestra cuenta de Google, si no que tenía acceso total a ella. Es decir, Pokémon Go (las empresas Nintendo y Niantic para ser más exactos) pueden:

  • Leer todos nuestros correos y enviarlos en nuestro nombre
  • Acceder a nuestra cuenta de Google Drive y a todos sus archivos
  • Conocer nuestro historial de navegación, nuestras búsquedas y nuestras ubicaciones
  • Ver todas las fotos de Google Fotos

Recientemente Niantic se excusó afirmando que era un error, ya que sólo debería tener acceso a la información más elemental: la ID y la dirección de correo electrónico, pero el peligro ha existido (apenas un día, que se sepa). Presuponemos la buena voluntad de la empresa, pero ¿y si Niantic hubiera sufrido una brecha de seguridad?

pokemongo2

Fuera de ese error de programación, Pokémon Go sigue recopilando datos personales. Cuando te registras en el juego, Niantic te “avisa” de que recopilarán cierta información “que puede usarse para identificarle o reconocerle”, refiriéndose al correo electrónico y a los datos “a los que nos permita acceder la configuración de privacidad de su cuenta de Google, CEP o Facebook”.

Si a esto le sumamos lo que ellos llaman “datos de registro”, que son la IP, el sistema operativo que utilizamos o la “información enviada por su dispositivo móvil” veremos que, efectivamente, estas aplicaciones gratuitas pueden salirnos muy caras. En el caso de Pokémon Go y otras muchas aplicaciones y juegos, sólo existe una manera para evitar esta recopilación de datos: desinstalar el programa.

Imágenes | LoboStudioHamburg, Henry Marsh, Pexels,