La presente edición de MWC 2018 ha sido sobre todo la edición de 5G. Es cierto que los terminales móviles han tenido cierto protagonismo, pero no han sido, ni mucho menos, las estrellas de otros años.

El Galaxy S9 y el Galaxy S9+ de Samsung fueron los terminales más notables, con el permiso de Nokia (HMD), que ha vuelto a ofrecer una gama de teléfonos muy atractivos como el premium Nokia 8 Sirocco y el Nokia 7 Plus, incluyendo la vuelta a la vida del mítico Nokia 8110, que en su momento destacó por ser el “teléfono de Matrix”.

ASUS también presentó sus nuevos Zenfone 5 (5 Lite, 5 y 5z) en el MWC, así como Sony los Xperia XZ2 y XZ2 Compact, este último con todo lo que un móvil premium puede necesitar (menos la doble cámara) pero con una pantalla de 5’’. Los ASUS tienen doble cámara, una de ellas gran angular similar a la de los LG G6 o LGV30. Los Xperia no tienen doble cámara aún, aunque Sony hizo un adelanto de lo que será dentro de unos meses su tecnología dual, muy prometedora todo sea dicho.

Los Xperia XZ2 tienen opción de cámara lenta a 960 fps en resolución Full HD, eso sí, mientras que los S9 y S9+ de Samsung tienen doble cámara, una de ellas con zoom 2x, y cámara lenta de 960 fps pero en HD.

Alcatel presentó su nueva gama el sábado previo al comienzo de la feria, con modelos económicos pero equilibrados en cuanto a diseño y prestaciones. El más ambicioso es el Alcatel 5, aunque con un precio que no llegaría a 250 euros.

Cámaras térmicas, baterías poderosas y pantallas plegables

Si nos centramos en los lanzamientos más peculiares y característicos del MWC2018 podemos hacer un recorrido por algunas presentaciones de esta edición.

El smartphone Cat S61 es uno de los más versátiles de la feria y uno de los más resistentes. Tiene cámara térmica HD, así como capacidad para medir la calidad del aire y cuenta con resistencia a caídas hasta a 1,8 metros de altura y es sumergible IP68 incluso en agua salada.

El móvil con más energía ha sido el Energizer Power Max P16K Pro, con nada menos que 16.000 mAh de batería. En móviles “normales”, incluso 4.000 mAh son ya muchos, así que 16.000 es una cifra espectacular, aunque a costa de tener un peso de más de 300 gramos, claro está.

Si vamos al móvil más original, el Vivo Apex  es uno de los candidatos. Tiene sensor de huella integrado en la pantalla y la cámara frontal no está en el marco, sino que se oculta en el cuerpo mediante un mecanismo retráctil y solo se despliega cuando se va a hacer un selfi.

El más “inteligente” puede ser el LG V30S ThinQ de LG, integrado con la tecnología ThinQ para el hogar conectado, compatible con los electrodomésticos ThinQ de LG. Con todo, el V30S ThinQ no es precisamente una novedad, sino una mejora del V30.

ZTE con el Axon M ha ido un paso más allá integrando un sistema de pantalla doble plegable como un libro. De este modo, tenemos más o menos pantalla según se necesite, pero sin que el tamaño llegue a ser un problema, salvo por el grosor.

Los móviles más esperados fueron los Huawei P20, aunque a cambio de no tenerlos en la feria, se dio ya fecha para su presentación en París: el 27 de marzo, con una aparentemente triple cámara si atendemos a la imagen del anuncio oficial. A cambio, Huawei en su división de consumo, presentó el Matebook X Pro, un portátil delgado y ligero destinado a usuarios que necesitan potencia y ligereza en sus ordenadores.

Siguiendo con los portátiles, pudimos ver la gama de Always Connected PCs en los que se usa un sistema operativo Windows 10 sobre un procesador Qualcomm Snapdragon 835 en vez de usar CPUs de Intel o AMD. Así, la autonomía real puede superar fácilmente las 10 horas trabajando en escenarios de uso reales. HP, ASUS o Lenovo han anunciado ya gamas de portátiles con esta tecnología.

5G: empieza la cuenta atrás, pero menos

Tras el repaso por los dispositivos de la feria (algunos de ellos), no queda más remedio que pasar a 5G. A estas alturas, la especificación 3GPP NR (Next Radio) ya está lista y los fabricantes de equipo de red ya tienen listos sus primeros equipos 5G. Huawei, Nokia (la parte de redes) o Ericsson entre otros, ya cuentan con equipos compatibles con 5G en la parte de radiofrecuencia.

De todos modos, estamos en un momento en el que la parte de las antenas es ya 5G, con todo preparado para integrar MIMO masivo, beamforming, conectividad para IoT NB-IoT y LTE-M o manejar más bandas de frecuencia, mientras que la parte del “core” o la “inteligencia” de red, sigue estando regida por la tecnología 4G/LTE.

En realidad, se está viendo que 4G permite implementar muchos de los servicios y funcionalidades de 5G, y muchos de los “ganchos” de esta edición de la feria han sido precisamente del estilo de “aprovecha 4G para implementar funcionalidades de 5G”. Con todo, 5G es la tecnología óptima para hacer que el coche conectado o la industria 4.0 sean realidad. O las aplicaciones de realidad virtual o telepresencia gracias a las velocidades de transmisión de varios gigabits por segundo con latencias muy bajas.

Las demostraciones de Gigabit LTE convivían con las de multi-gigabit de 5G. Obviamente Gigabit LTE es ya posible gracias a terminales como los Sony Xperia XZ2 con tecnología Gigabit LTE (Módem Cat 18 para ser más exactos).

Móviles 5G para el año que viene

Los móviles 5G está previsto que aparezcan en 2019. Antes, los fabricantes de chips tienen que disponer de módulos de comunicaciones 5G. Intel está trabajando en ello, así como Huawei o Qualcomm. Una vez que se implementen estos modem en los terminales, se podrán manejar velocidades de varios gigabits por segundo.

La utilidad práctica de este aumento de velocidad no está clara aún. Pero sí se empieza a hablar de que el precio de los primeros móviles 5G puede ser varios cientos de euros mayor que los móviles actuales. Esperemos que no sea así en la práctica.

Tampoco está claro qué ventajas prácticas puede ofrecer a los usuarios disponer de velocidades gigabit para un uso convencional con una tarifa de datos de 8GB, por ejemplo, aparte de para agotar “los megas” mucho antes.

Aplicaciones 5G: lo más inspirador

Lo que pudimos ver de la mano de las demostraciones de las redes de comunicaciones 5G fue un “teaser” de un futuro remoto y desatendido. Por ejemplo, con 5G (y 4G evolucionado y exprimido al máximo en cuanto a posibilidades), es posible manejar un proyecto de obras públicas como la construcción de una carretera en remoto. Es decir, se pueden manejar los camiones o las excavadoras a distancia, usando cascos de realidad virtual y sistemas de control remoto 5G de baja latencia.

En aplicaciones de industria 4.0 sucede lo mismo: una planta o un almacén logístico pueden manejarse sin necesidad de operarios humanos. Y en el caso de trenes, podrán manejarse también desde una ubicación central a través de cámaras y sistemas de seguridad y tele control.

En el caso de la telepresencia, los usos turísticos son también prometedores. Es decir, podemos usar la realidad virtual para transportarnos a ubicaciones remotas donde haya cámaras instaladas y emitiendo en directo, por ejemplo.

El Internet de las Cosas es otro campo de aplicación de las nuevas tecnologías de comunicaciones. Sin ir más lejos, las bicicletas OFO que empiezan a verse en las aceras de las ciudades ya se benefician de estas tecnologías IoT para saber dónde están las bicis y gestionar la apertura de los candados con el móvil y la app correspondiente.

El automóvil, un futuro incierto

En esta edición, SEAT ha hecho acto de presencia anunciando nuevas vías comerciales para la empresa. XMOBA es una nueva compañía enfocada en la movilidad del futuro, por ejemplo, que da una idea acerca de los cambios que se avecinan en la industria del automóvil en los próximos años.

El coche conectado también ha sido protagonista en SEAT, con la integración de Alexa y Shazam en los sistemas del automóvil para facilitar el uso de Internet mientras se conduce sin tener que desviar la atención de la carretera.

En muchos stands de la feria ha habido ejemplos de coches conectados, aunque SEAT ha sido la que más foco ha puesto en integrar tecnología y futuro en sus anuncios del MWC.

Las operadoras de comunicaciones en busca de la inteligencia

Esta edición del MWC ha sido también la de la IA. La inteligencia artificial se usa, al menos en teoría, tanto para optimizar las redes de comunicaciones de los operadores, como para agilizar las aplicaciones de cámara de los smartphones o para ayudar a los clientes de las operadoras de telecomunicaciones a gestionar sus servicios.

Aura de Telefónica es un ejemplo, con el anuncio de Aura Home, un dispositivo pensado para que el cliente realice operaciones como el control de sus servicios, la programación de contenidos en la plataforma de televisión o para llevar cuenta de consumos o planes de datos, así como para recibir ayuda y soporte.

Se trata de tecnologías tipo Google Assistant o Amazon Alexa en las que el usuario interacciona con la voz con la plataforma del operador. De hecho, Aura parece ser que estará integrada también en el Asistente de Google.

Orange, por su parte, ha mostrado Django, su asistente inteligente para usuarios de Orange. Ya está disponible en la app Mi Orange, aunque el siguiente paso es ofrecer un altavoz como elemento de interacción, Primero será en Francia donde se ofrezca y más tarde en otras geografías.

El Internet de las Cosas es otro frente abierto. Vodafone ya ofrece soluciones NB-IoT, mientras que Orange usa IoT para gestiones de mantenimiento interno de infraestructuras y Telefónica también ofrece soluciones incluso para el usuario final.

En este sentido, Google ha hecho bastante énfasis en la promoción de su asistente inteligente, y parece que Bixby de Samsung tendrá su propio altavoz pronto también, aunque de momento Bixby no esté disponible ni siquiera en castellano.

A la espera de MWC 2019

De momento, MWC 2018 está a punto de acabar y el año próximo parece que seguirá siendo en Barcelona. Es una feria difícil de abarcar con más de 2.300 empresas participantes, unos 110.000 visitantes y cifras récord como los siete millones de euros que cuesta, solo en concepto de suelo, el stand de Huawei o el cerca de un millón de euros que cuesta el de SEAT solo en metros cuadrados y sin contar el montaje y la logística.

Estos meses que vienen veremos móviles con más cámaras, más objetos conectados, las primeras redes 5G, más asistentes personales o aplicaciones de Inteligencia Artificial por todas partes. Los robots han tenido menos protagonismo en esta edición que en otras, así como los drones que se han quedado en un segundo plano a la espera de que sean tecnologías consolidadas.

De momento, la vida real va a otro ritmo más pausado, pero los eventos hacen un recorrido en el tiempo hacia el futuro bastante interesante.

En Tecnología de tú a tú| Estos son los móviles que vendrán en 2018, ¿podrás esperar?

 


Etiquetas: