Microsoft ha comunicado el más que probable recorte global de plantilla de hasta 8000 personas, una medida sin precedente en su más de 30 años de historia, pero la crisis económica mundial, que ha bajado en consecuencia la venta de hardware, ha obligado al gigante americano a tomar medidas drásticas.

Los usuarios cada vez gastan menos al reducir su poder adquisitivo y ello redunda negativamente en las compañías que cotizan en bolsa de forma más severa, en el caso de Microsoft se refleja con hasta un 11% de pérdidas en beneficios.

Era inevitable tras ver como Google e incluso Intel rebajaban sus plantillas para afrontar la recesión económica mundial, Microsoft, que está intimamente relacionada con ambas, tambien ha caido en esa red salvavidas que suelen ser los empleados del escalafón más básico de estas pirámides empresariales. PArte de los problemas residen en el auge de la suite Open Office que permite funcionalidades idénticas a Microsoft Office pero de forma gratuita, la popularización de Mac entre usuarios no freaks y el síndrome iPhone que devora el mercado móvil sobre el que Microsoft dominaba los terminales ejecutivos.

La esperanza de Microsoft reside en remontar con la salida acelerada de Windows 7, que unificará los sistemas operativos portátiles y de sobremesa en una plataforma estable y de bajo consumo de recursos. Con este movimiento pretenden remontar a los beneficios de casi 5 millones de dólares del último cuarto de 2007 frente a los poco más de 4 millones en 2008 en ese mismo periodo. Esperemos que ello conlleve la contratación de todos los puestos que se desechan ahora.


Etiquetas: , ,