O al menos, eso es lo que propone James Cameron, pues según él, aumentar las imágenes por segundo que se muestran en el cine y los televisores es la clave para mejorar las imágenes 3D, evitando el cansancio de los ojos y reduciendo una de las pegas del cine 3D: la pérdida de brillo al usar gafas.

Que estos comentarios vengan de parte de él, sin duda es para tenerse en cuenta. Pues no olvidemos, que su película Avatar, no solo es la película más taquillera de la historia, sino que en cierto modo ha sido el bautismo del cine 3D en el mundo, y a buen seguro que la secuela que ya está preparando busca un nivel superior.

La propuesta concretamente consistiría en subir de los 24/30 fps actuales a al menos unos 48 o incluso 60 imágenes por segundo. Esas tasas ya se alcanzan sin problemas en la grabación, pero no se aprovecha de momento más que para realizar escenas a cámara lenta. Con las cámaras digitales no debería ser un problema, pero hay que ponerse de acuerdo porque los reproductores y equipos tienen que estar preparados.

Cameron lanza un nuevo desafío a la industria. Será capaz la industria de aceptarlo. Tiempo al tiempo.


Etiquetas: , , ,