Hace unos diez años, con el auge de internet en pleno apogeo, se temía por la continuidad existencial de la prensa escrita frente a la incipiente prensa digital. Una década después, estamos en condiciones de afirmar que su coexistencia es plenamente compatible, y más que sustituirse, tienden a complementarse.

Teniendo en cuenta la facilidad para subir contenidos a la web y su frecuencia de actualización unida a las múltiples variantes de publicidad online, poco a poco la tendencia del periódico online frente al físico va en aumento.

Y como todo buen negocio, mantiene su gratuidad hasta el día en el que se dan cuenta de que se ha convertido en una necesidad casi básica. Podríamos establecer una similitud con los SMS de telefonía móvil, que eran gratuitos hasta el año 98 aproximadamente, que dscubrieron las operadoras el filón de ingresos que suponen.

El New York Times ya se ha pronunciado en torno a hacerse de pago durante el año 2010. Aunque no se sabe qué fórmula seguirán. En España, bastantes periódicos ofrecen la posibilidad de adquirir una copia de la edición física impresa en pdf, previo pago.

O incluso el anuncio de publicación de contenidos en exclusiva en su edición en papel frente a la digital. Habrá que ver si optan por hacerlo completamente de pago o sólo en parte, pero con la diversidad de fuentes de información actual de forma gratuita, sería de extrañar una conversión de pago muy radical en las webs de periódicos hacia el pago por leer.

Queda evidente la dependencia informativa actual del usuario sobe la red e redes, pero quizá sea demasiado pronto para acostumbrarlo a pagar por un servicio que aún goza de multiples alernativas a coste cero.


Etiquetas: ,