Si por algo se caracteriza Estados Unidos es por el ambiente beligerante en términos de demandas que inunda el país. Los que fuman demandan a las tabacaleras, los obesos a las grandes cadenas de comida rápida y ahora le toca el turno a los usuarios que hacen pública su vida en Facebook, y se querellan porque se hacen uso de esos datos para mostrarles publicidad en Facebook adecuada a cada perfil.

Si hay algo claro en esta vida, es que nada es gratis. Simplemente hay que mirar Gmail y los anuncios que salen a la derecha del correo que estemos leyendo, si es un correo del banco, saldrá publicidad de cuentas bancarias o hipotecas a contratar, si es un correo de videojuegos tendremos anuncios de consolas y así sucesivamente. En Facebook el sistema es bastante similar, en base a preferencias o gustos obtenemos publicidades personalizadas, gracias a las cuales esos servicios de la red social mayoritaria son gratuitos.

En este caso, la denuncia va más allá, elucubrando sobre la posible cesión de esos datos de antemano a las empresas de publicidad que luego ofrecen sus servicios, de manera que estarían cediendo sus datos a terceros y eso ya sí sería juzgable. Demostrar esto para los 5 usuarios sin recursos económicos será una quimera, pero bien es cierto que como en la prensa del corazón, si publicas tu vida te expones a consecuencias como estas.

No es lógico que enseñes tu vida a propios y extraños en Facebook, donde en general algo de ti es accesible a todo el mundo, y luego denunciar por esas posibilidades aplicadas a la publicidad.
Habrá que esperar a ver si la demanda se masifica o queda en mera anécdota. Pero es curiosa la demanda cuanto menos.


Etiquetas: