Cuando hablamos de casa conectada o casa inteligente, pensamos en tecnología que tenemos a nuestro alcance, como el control de la iluminación, la música, las persianas, la videovigilancia, etcétera, mediante aplicaciones. Existen casas inteligentes a la venta con sistemas de seguridad de primer nivel, sonido envolvente por toda la casa, garajes con su propio control de temperatura, controles de sonido e iluminación desde el iPad, paredes de cristal que se abren para disfrutar de las vistas, etc.

Muchas de estas casas pertenecen a actores, deportistas o a magnates de la tecnología. Larry Page, el co-fundador y CEO de Google, es propietario de dos lofts en Palo Alto, uno de ellos de 8.000 metros cuadrados y valorado en 8 millones de dólares. Sheryl Sandberg y David Goldberg, la COO de Facebook y el CEO de SurveyMonekey, respectivamente, viven en una casa ecológica cuya energía proviene de paneles solares.

El presidente de Quantum Integration, Michael Barnick, posee una propiedad donde prácticamente todo puede ser controlado desde su smartphone: la iluminación de la casa, música, televisores, calor, aire acondicionado, persianas, chimeneas o cerraduras. Las luces se encienden cuando se detecta a alguien, así como se abren las puertas de los garajes o la fuente, que se pone en marcha si hay alguien observándola. Es más, si llueve, se enciende el calentador de toallas. Posee tres acuarios en los que está programado el cambio de agua, la temperatura y la calidad del agua.

La casa del futuro existe... y es de Bill Gates

Pero una de las más impresionantes es, sin duda, la casa de Bill Gates, una mansión que le llevó a Gates siete años y 63 millones de dólares construirla. Necesitó más de 100 técnicos para cablear sus sistema tecnológico, controlado por docenas de ordenadores y más de 80 kilómetros de cable de fibra óptica.

Como podemos imaginar, la casa, denominada Xanadu 2.0 (pequeño homenajeando a Ciudadano Kane), s es una maravilla de la tecnología automatizada. Su red informática ajusta la temperatura, la música y la iluminación, en base a microchips que llevan encima los huéspedes de la casa y sus invitados. Incluso uno de los garajes se transforma en una cancha de baloncesto con tan solo apretar un botón.

La casa del futuro existe... y es de Bill Gates

El servidor central funciona como cerebro y permite a los ocupantes de cualquier habitación elegir entre una amplia biblioteca de películas, música o cuadros. Éstos se mostrarán en los monitores de alta definición que encontramos en casi todas las habitaciones de la casa. Unos altavoces ocultos en las paredes nos permiten escuchar la música, que nos sigue automáticamente, como las películas, que podemos comenzar a ver en el salón y, sin problema, reanudar en uno de los domitorios o, mejor áun, en la sala de cine privada de la mansión, preparada para 20 personas.

Llena de sensores, la casa detecta que alguno de los coches de los habitantes se acerca mediante el GPS y se conectan algunos de los servicios preferidos: un baño con la temperatura preferida, por ejemplo. La climatización automática no se limita a la casa, el agua de la piscina también se puede controlar, así como el suelo de los caminos y senderos de la finca, al igual que los suelos de la casa, por supuesto.

Estos suelos, además, pueden realizar un seguimiento de las personas con una precisión de 15 centímetros, parte de la seguridad que se monitoriza remotamente desde el campus de Microsoft en Redmond, del que también forman parte las cámaras ocultas en paredes, techos o árboles y piedras de exterior.

La casa del futuro existe... y es de Bill Gates

Con un sistema de eficiencia energética, es conocida la preocupación de Bill Gates por la naturaleza.  Se encariñó con un arce de 40 años de edad, e hizo instalar sensores para monitorizar su salud las 24 horas del día, de modo que sea includso posible suministrarle agua cuando sea necesario.

Desde luego no le falta nada. No sabemos si serán así todas las casas conectadas del futuro, pero lo que está claro es que algunas se parecerán mucho a ésta.

Imágenes | The Richest


Etiquetas: