Foto de los Ferrari T250

Hace unas semanas os hablamos de la nueva gama de auriculares de Ferrari y Logic 3. Dos empresas unidas por un mismo destino: crear equipos de sonido que combinen lo mejor de cada casa. Es decir: lujo y elegancia por un lado y la máxima calidad sonora. De esta unión surgió una gama de auriculares para todos los gustos.

En Tecnología de tú a tú hemos probado uno de estos modelos de T250 para contaros si realmente están a la altura de lo que prometen. El listón está muy alto y, tras más de 50 horas escuchando música con ellos, os traemos nuestro análisis pero mientras ya os avanzamos algo: no nos han dejado indiferentes.

Una presentación de cinco estrellas

Foto de los Ferrari T250

Cuidar el embalaje y todos los elementos que adornan y dan forma al producto se ha convertido en algo fundamental. No vale cualquier caja ni material, y menos cuando estamos hablando de marcas tan prestigiosas como Ferrari y Logic3. En este aspecto ambas empresas han hecho un gran trabajo y la primera sensación que nos da es de ser un producto de muchísima calidad.

Todos los elementos se han cuidado con mucho mimo y según cogemos la caja y empezamos a sacar los diferentes elementos nos transmite una sensación excelente. La caja es sencilla, fácil de desmontar y en su interior además de los auriculares nos encontraremos una funda espaciosa y sólida en la que guardarlos además de los propios cables en sí, de los que hablaremos más adelante.

Hablemos ahora de los auriculares.  Los amantes de la marca del cavallino rampante seguramente habrán deducido ya por las fotos que este modelo se asemeja a los deportivos de la compañía italiana. Así es, los materiales y el diseño de estos cascos le debe mucho a la gama GT de Ferrari. Disponibles en color piel o negro, nos encontramos con cuero de gran calidad para cubrir la diadema y la parte exterior de los altavoces.

Foto de Ferrari T250

Para dar fuerza y consistencia a las partes móviles tenemos aluminio que nos confiere resistencia a la vez que ligereza. Las almohadillas de los altavoces son cómodas y, aunque ahora con el calor no son el mejor aliado, no son incómodos ya que el cuero transpira perfectamente y hace que escuchar música de forma prolongada no sea molesto.

Las partes móviles del T250 nos permiten doblar los auriculares para guardarlos en su funda para que abulten menos. Durante el tiempo que hemos estado utilizando los auriculares no hemos notado en ningún momento que estos cojan holgura de tanto abrir y cerrar. El aislamiento del sonido se produce a través de los materiales es muy bueno y apenas escucharemos ruido. Teniendo en cuenta que no llevan un sistema eléctrico para este propósito el resultado es muy bueno.

Foto de los Ferrari T250

Además de los auriculares tenemos un pequeño detalle que personalmente nos ha gustado mucho: los cables. En cualquier momento podemos extraerlo desde los dos cabos: el reproductor de música en cuestión y el propio auricular. A nuestra disposición tenemos varios tipos de cable en función de si queremos uno convencional u otros dos para manos libres de según diferentes fabricantes de teléfonos móviles.

Sin embargo lo más interesante del cable es la utilización de tela en su revestimiento. De este modo evitamos que se doble y que a la larga se termine estropeando y por tanto perdiendo calidad de sonido. Un detalle muy bien trabajado y que en apariencia parece algo irrelevante pero que cumple la máxima de que el mejor diseño es el que permanece invisible.

 

Sonido cristalino y polivalente con todo tipo de música

Foto de los Ferrari T250.

Tras ver los auriculares por fuera toca ver qué tal se portan a la hora de reproducir música. Durante el tiempo que lo hemos probado hemos usado todo tipo de audio con diferentes codificaciones de calidad: desde el mp3 convencional a flac de alta calidad y archivos de sonido preparados para medir la eficiencia de los auriculares.

En las pruebas realizadas hemos notado que el registro de frecuencias es bastante amplio y que es capaz de reproducir desde los agudos más alto a los graves más bajos. Estos últimos no retumban tanto como otros altavoces pero esto no es malo ya que precisamente lo que no hace es meterles más fuerza de la que realmente tienen. No se contamina el sonido.

Independientemente de la calidad de nuestra música la respuesta de los T250 es muy buena. Del mismo modo ocurre con los géneros: da igual que estemos escuchando jazz o disfrutando de los graves en un tema de música electrónica, suenan a la perfección sin ninguna pérdida y con un volumen más que correcto. Eso sí, no son milagrosos por lo que si queremos escuchar sonido de calidad también necesitaremos música a la altura. No es lo mismo un mp3 a 128 que otro a 320.

 

Conclusiones

Foto de los Ferrari T250

Los T250 cumplen de sobra con las expectativas que generan unos auriculares de gama alta: presentación insuperable, gran calidad en los materiales y un sonido que hará las delicias de los más sibaritas. Su precio, 300 euros, puede dar que pensar que estamos ante un producto de lujo pero los amantes de la música saben que los equipos de alta gama se mueven en este abanico de precios e incluso más alto.

En resumen, unos auriculares que cumplen a la perfección y que además del sonido nos ofrecen una calidad sobresaliente en otros aspectos como los materiales y el diseño. Si somos fans de Ferrari y queremos disfrutar de un producto a la altura de sus automóviles sin duda alguna estos son los auriculares que buscamos.

Puedes consultar información sobre los Ferrari T250 en la tienda online de El Corte Inglés.

 

En Tecnología de tú a tú | Ferrari y Logic 3 se alían para traerte el mejor sonido


Etiquetas: ,