La nueva ministra de cultura, acérrima defensora de los derechos intelectuales de los profesionales de las artes escénicas, ha declarado que hará todo lo posible por hacer cumplir la legalidad en internet en términos de proteger los derechos de autor de las obras.

Estas declaraciones han creado pánico, no por descabelladas, debido a que la última vez que se escuchó algo semejante a esto fue por parte de la SGAE y desembocó en la imposición del canon a todos los artículos electrónicos capaces de reproducir contenidos multimedia, tuviesen o no derechos de autor.

La sombra del canon vuelve, pero esta vez parece que se centra sobre las conexiones de internet, ante la imposibilidad de filtrar el tráfico para detectar posibles usos ilegales por motivos evidentes de invasión de privacidad, el rumor circulante indica que un gravamen podría asignarse a las conexiones, sin distinción de uso o no para violación de derechos de autor descargando contenidos por redes P2P.

Parece que la guerra instaurada en Francia contra el P2P puede extenderse a España a través de las futuras medidas de la nueva ministra. Antes de jurar su cargo, ya existían grupos en comunidades como Facebook o Twitter pidiendo su dimisión por centenares.

Las presiones son enormes puesto que el volumen de negocio y dinero perdido es desmesurado a día de hoy. El incesante aumento de ancho de banda ha favorecido un mayor tráfico en redes P2P e incluso en webs de descargas directas como Megaupload o Rapidshare.

Es por ello, que estas sociedades de gestión de derechos de autor están negociando con los propios operadores del servicio de tráficos de datos para buscar un modelo de negocio que satisfaga a todos, algo que suele terminar perjudicando al usuario.

El anterior ministro a González Sinde dejó como herencia el famoso Canon digital que hace que el tomar fotos en un viaje, por ejmplo, implique pagar en primera instancia un canon por la cámara, otro por la tarjeta de memoria donde se graban las fotos y otro si deseamos pasarlas a un CD o DVD.

Pagar tres veces por lo mismo es una sandez que se tolera actualmente, puede que en breve haya que pagar una cuarta vez por enviarlas en un correo por internet, el futuro tecnológico es incierto en España, donde se disfruta de una de las tarificaciones más elevadas en lo que a acceso a internet se refiere.


Etiquetas: , ,