El iHouse SmartFaucet es un grifo con múltiples tecnologías implementadas en él, entre las cuales la que más llama la atención es la de detección de rostros. ¿Para qué sirve esta? Pues para saber quien lo está usando y ajustar la presión y la temperatura a las preferidas por el usuario. Además de eso también encontramos una pantalla LCD donde podremos visualizar diversos widgets, leer el correo electrónico, ver nuestra agenda o consultar la temperatura exterior.

Para acabar de rematarlo, el grifo incluye una serie de LEDs con los que el agua se ilumina dependiendo de su temperatura. El iHouse SmartFaucet incluye una resistencia interna para una mayor precisión en la temperatura del agua. Por no hablar del precio que puede tener un accesorio como este, la idea de tener una pantalla táctil que manipularemos con las manos mojadas no me parece demasiado buena. ¿Qué os parece, exagerado?