Continuamos con nuestro especial dedicado a las redes sociales. En la anterior entrega os hablamos de cómo configurar nuestra privacidad en Facebook para evitar que la gente entre a nuestra cuenta. En esta ocasión, volvemos a hablar de cómo gestionar nuestra cuenta aunque esta vez con un enfoque diferente: la publicidad y los anuncios promocionados.

Como bien sabéis el acceso a la red social de Mark Zuckerberg es gratuito. No hay que pagar por el registro y salvo cosas puntuales (como el dinero virtual en los juegos) no es necesario que nos rasquemos el bolsillo para disfrutar de sus servicios. Sin embargo, Facebook vive de la publicidad que introduce en la web, es un hecho, y si no sabemos dónde nos metemos, la plataforma puede usar automáticamente nuestra cuenta para personalizar publicidad sin nuestro consentimiento.

Antes de comenzar a explicarlo hagamos un breve repaso entre los perfiles de usuarios y las páginas de marca. Los primeros los conocemos todos de sobra: son nuestras cuentas en las redes sociales, las de nuestros amigos… Podemos agregarlos como contactos o bien subscribirnos a sus actualizaciones. Interactuamos a través de ellos con el chat o los mensajes privados. Las páginas de marca, como por ejemplo El Corte Inglés, en cambio podemos marcarlas como me gusta y seguir sus novedades.

Hecha esta diferenciación, hablemos ahora de la publicidad. Cuando marcamos con un ‘Me gusta’ un perfil en Facebook automáticamente recibimos sus actualizaciones. Del mismo modo, cuando compartimos el enlace de una página en concreto, hay una serie de posibilidades para que nuestra cara salga en la parte de enlaces patrocinados por la red social. Es decir, ser la imagen publicitaria, no deseada, de un anuncio.

Aunque a priori es algo que se puede evitar, sólo tenemos que configurar el funcionamiento de los anuncios y activar las opciones de privacidad, cuando hacemos un ‘Me gusta’ nos exponemos a que la red social haga uso de nuestro perfil. No se trata de una estrategia de las marcas sino una acción fruto de la automatización de Facebook en pos de crear anuncios que sean cercanos a la gente.

Por ello, cuando hagas click en un ‘Me gusta’ ten cuidado donde lo haces y revisa tus opciones de privacidad. Habrá a quienes, como es normal, no les importe que su perfil se asocie a anuncios de según qué marcas. Habrás otros en cambio, de forma muy respetable, que no querrán que su perfil se asocie a este tipo de actividades. Por este tipo de cosas, es bueno ser consciente de dónde están los límites en las redes sociales: así seremos conscientes de que tipo de información queremos compartir y cuál no.

En Tecnología de tú a tú | Configura la privacidad de tu cuenta en Facebook. Especial Redes Sociales (I)


Etiquetas: , ,