Cada vez tenemos más dispositivos tecnológicos en nuestro hogar: un televisor Smart TV, el tablets, los smartphones y ordenadores…incluso las cámaras de fotografía. Todos ellos se conectan a Internet pero ¿sabías que también se pueden conectar entre sí?

Vivimos conectados hacia fuera, a lo que ocurre más allá de nuestras paredes. Sin embargo, también podemos establecer lazos entre los gadgets que tenemos en casa. Más que nunca, nuestro hogar está conectado. ¿No sabes cómo funciona? En Tecnología de tú a tú os damos unas cuantas claves hoy.

El hogar conectado con cables

Una de las soluciones más socorridas, y que todos los manitas del hogar conocen, son los cables. Parece obvio pero gracias a los conectores de nuestros dispositivos podemos compartir contenidos y que una pantalla pequeña de repente aparezca en una grande sin mayor problema.

Además, su configuración es la más sencilla por que sólo necesitamos el cable correcto. En este caso, tenemos el HDMI o MHL, si tenemos un smartphone o tablet Android. ¿Qué dispositivos podemos conectar entre sí? Por ejemplo un móvil o una tableta con un televisor.

También sirve para conectar un ordenador a la tele. ¿La función? Compartir la pantalla para que lo que vemos como algo pequeño ahora sea más grande. Así, podemos disfrutar de una partida a Angry Birds o simplemente de un vídeo en alta definición sin necesidad de tener un reproductor Blu-Ray.

Fácil de usar, la única limitación de usar un cable es el espacio físico establecido por la longitud de este. También, a la hora de ofrecer funciones diferentes es un poco más limitado: sólo podremos compartir la pantalla (que no es poco) pero no podemos transferir, por ejemplo, archivos.

El hogar conectado sin cables

DLNA

Durante años, hemos dependido de los cables para establecer conexiones entre los diferentes dispositivos. Para muchos, nuestra primera experiencia con sólo el aire de por medio fueron los ya famosos mandos a distancias. Ahora, gracias a la conexión inalámbrica WiFi y Bluetooth todo es mucho más fácil.

De esta forma, se abre un abanico de posibilidades que nos permite hacer muchas cosas. Desde compartir la pantalla, como vimos antes con el HDMI, a opciones más concretas como enviar archivos de un lado a otro. Si queremos conectar, por ejemplo, un smartphone o un tablet al televisor tenemos el DLNA como solución.

Este protocolo, nos permite compartir contenidos entre dispositivos que se encuentren bajo la misma conexión WiFi local. Si tenemos un ordenador, podemos hacer lo mismo pero en vez de por DLNA, es posible por WiDi, del que ya os hablamos hace unos días.

También tenemos el NFC, o lo que es lo mismo: la posibilidad de conectar dos dispositivos con sólo tocarlos. Aquí hay muchas posibilidades, pero una de las más utilizadas a día de hoy son los teléfonos móviles. Con sólo rozar las tapas traseras podemos enviar fotos, música… Cualquier tipo de archivo.

¿Con qué dispositivos puedo crear un hogar conectado?

Samsung Galaxy Camera

Resulta difícil hacer una lista con todos los aparatos que podemos conectar con estas vías que hoy os explicamos en el blog. Son muchísimos y la forma más sencilla de ver si son compatibles, o no, es revisar la lista de especificaciones técnicas de cada producto.

¿Nuestras recomendaciones? Si queremos un televisor que nos permita conectarnos así, con cables y sin ellos, tenemos las Smart TVs de LG. Muchos modelos para elegir y con un rango de precios para todos los públicos. Para quienes buscan un tablet, tenemos el Samsung Galaxy Note 10.1, que además podemos usar como mando a distancia.

En los smartphones, tenemos una lista muy larga de dispositivos con NFC y HDMI pero os recomendamos uno de los modelos más reciente: BlackBerry Z10, que además analizamos hace poco en el blog de Tecnología de tú a tú. Por último, si buscáis algo diferente, echadle un vistazo a la Samsung Galaxy Camera, que permite compartir imágenes y vídeos sin necesidad de ningún cable.

 

En Tecnología de tú a tú | Cinco trucos para la Samsung Galaxy Camera


Etiquetas: ,