jackery-fit-silver-color

Una de las preguntas que podemos hacernos cuando nos ponemos a organizar nuestra vida digital es la del coste de la energía que consumen. O lo que es casi lo mismo, la del coste de la carga de sus baterías. Decimos “casi” porque la carga de una batería supone un consumo algo mayor que el meramente derivado de su uso, ya que los elementos intermedios, tales como el cargador de la batería, introducen pérdidas que hacen que no toda la energía consumida en el proceso se aproveche para llenar la batería.

Como adelanto podemos decir que el coste no es elevado ni mucho menos, pero lo mostraremos con cifras para que se pueda entender mejor.

El precio de la energía

Lo primero es dar el dato acerca del precio de la energía, que se da en euros por kWh (kilo vatio hora). Los vatios (W) indican potencia, no energía. La energía relaciona la potencia de un aparato con el tiempo que está funcionando, de modo que, por ejemplo, una bombilla que tenga 30W de potencia, durante una hora encendida, habrá gastado 30Wh de energía.

Las baterías de nuestros dispositivos almacenan energía, y su capacidad para almacenarla viene indicada en muchas ocasiones como mAh (mili Amperios hora). Para convertir esta unidad en Vatios hora (Wh), de modo que podamos hacer cálculos de costes, tan solo tenemos que saber qué voltaje tiene la batería. Los mAh se convierten en Wh multiplicándolos por el voltaje.

note 7 battery

Por ejemplo, una batería para el LG G5, con 2.800 mAh, con un voltaje de funcionamiento de 3,85V, tiene una energía en Wh de 2.800 mAh x 3,85 V, dando un total de 10.780 mWh (mili Vatios hora), o, lo que es lo mismo, 10,78 Wh. En un Galaxy Note 7 tenemos 3.500 mAh, 4,4 V y un total de 13,48 Wh.

El precio del kWh en una compañía energética varía entre los 0,11 y los 0,16 €/kWh (redondeando bastante); por ejemplo, en un punto medio para los precios actuales encontramos a Gas Natural Fenosa con 0,12980 €/kWh. O lo que es lo mismo, 0,00012980 €/Wh. Pero es un precio que puede variar dependiendo de los tipos de tarifas, promociones, etcétera.

A estas alturas ya te puedes hacer una idea de que hablamos de cifras bastante pequeñas. Aunque a lo largo de un año pueden suponer un montante más significativo. Veámoslo.

Cómo medimos la energía

Llegados a este punto, podemos tomar dos caminos: medir la energía con un medidor de consumo o directamente hacer los cálculos a partir de la energía de las baterías y una estimación de uso medio de los dispositivos.

En este artículo tienes un análisis muy exhaustivo sobre el consumo asociado a los cargadores, que es el que no tenemos en cuenta si hacemos cálculos basados solamente en la capacidad de las baterías. Nosotros hemos comprobado usando un enchufe inteligente y medidor de energía de D-Link, el DSP-W215, que da un consumo para un cargador USB-C de los más recientes, con carga rápida, de 0,07 W en reposo.

dlink consumo

Suponiendo que estuviera conectado todo el día, todos los días del año, sumaría un total de 613,2 Wh en un año. Es decir, 0,079 € en un año. Una cantidad poco significativa.

Nos centraremos, pues, en la energía de las baterías. En un móvil medio, esta energía está en torno a los 10 Wh. En un móvil como el novísimo Samsung Galaxy Note 7, con 3.500 mA, esta cifra se eleva a 13,48 Wh. Usaremos como capacidad media tirando por lo alto unos 12 Wh.

Si calculamos un uso de una carga al día durante un año, tendremos 4.380 Wh (12 Wh/día x 365 días), o 4,38 kWh de consumo. Es decir, 0,57 € al año multiplicando por los 0,12980 €/kWh.

En los portátiles procedemos del mismo modo. La energía de las baterías se puede dar en mAh o Wh. Si la dan en mAh, sólo tenemos que saber el voltaje de la batería y multiplicar. En el caso del Surface Pro 4, por ejemplo, tenemos 5.087 mAh con un voltaje de 7,5 V, lo cual da un resultado de 38,152 Wh.

Surface-Pro-4

Si asumimos una carga por día para un uso intensivo del portátil, tenemos 13.925 Wh al año, lo cual da un total de 1,81€ anuales para el coste de la energía asociada a la carga de la batería de este equipo.

Si quieres comparar con el coste de la energía, por ejemplo, de una tele de gama alta con el ahorro de energía al mínimo o desactivado, tenemos un consumo aproximado y medio para un modelo de 55” de unos 180 Wh. Si usamos la tele 5 horas al día cada día del año, tenemos un total de unos 328 kWh al año. El total son unos 42,7 € anuales para la tele en lo que a electricidad se refiere.

Recuerda la forma de calcular

Sobre todo, quédate con la idea de que la energía se tarifica en €/kWh, y que para las baterías siempre tenemos la forma de pasar de los mAh que nos dan en muchos foros para indicar su capacidad multiplicando la cifra dada por el voltaje de la batería, o buscando en la batería el dato equivalente en Wh, que también suele venir indicado.

Luego solo tienes que hacer una estimación acerca de la frecuencia con la que gastamos la batería. Si es una vez por día, multiplicamos la cifra en Wh por 365. Si es cada dos días, por la mitad de ese valor. Si dos veces al día, multiplicamos por el doble. El resultado, que es consumo de energía en un año, vendrá en Wh, no en kWh, de modo que recuerda dividir por 1.000 el precio en €/kWh para obtener la equivalencia en €/Wh.

calculadora-de-mesa-mv-41321

Luego, solo tendremos que multiplicar el precio de la energía por la energía consumida y tendremos la cifra total. Puedes aplicar este cálculo no solo para baterías, sino para cualquier aparato del cual conozcas su potencia.

Un microondas de 700 W, funcionando 20 minutos al día, por ejemplo, en tres días habrá acumulado un consumo de 700 Wh. En 30 días habrá acumulado 7.000 Wh de consumo de energía. Y en 12 meses 84.000 Wh, que son unos 11€ usando el precio aproximado medio de Gas Natural Fenosa. En cada caso tendrás que usar el precio establecido en tu recibo para el kWh, claro está.

No parece mucho, pero recuerda que vas sumando y al final puede ser mucho dinero acumulado.

Foto | Batería Samsung Galaxy Note 7 de iFixit


Etiquetas: ,