Las redes sociales se han convertido en una herramienta ideal para compartir información con nuestros amigos: desde fotografías a vídeos, pasando por enlaces de todo tipo. Es inestimable su ayuda para estar al tanto de lo que pasa. Muchas son sus virtudes y es que gracias a ellas muchos hemos logrado rencontrarnos con gente que, por diferentes circunstancias, le habíamos perdido la pista.

Sin duda muchas son sus ventajas pero puede entrañar algún que otro problema relacionado con la privacidad. Partiendo de la base de que la propia red social monitoriza toda nuestra actividad, lo cual ya de por sí nos obliga a tener cuidado con lo que publicamos, hay diferentes opciones con las que podemos controlar quién ve una cosas u otras. Por este motivo, hemos preparado un pequeño especial para ayudaros a configurar vuestras redes sociales. En esta ocasión, empezaremos por una de las más utilizadas: Facebook.

Muchos de nosotros ya estamos registrados y hemos agregado a un montón de personas: amigos, familiares, compañeros de trabajo… Pero antes de empezar con ellos hablemos de todos aquellos que no tenemos en nuestra lista de contactos. Por defecto, Facebook tiene una serie de parámetros que definen qué pueden ver y qué dejan de ver aquellos que no conocemos.

Si por algún motivo queremos hacer esta configuración más flexible o restrictiva, dentro del menú de “Configuración de privacidad” podemos cambiar varias opciones: quién nos puede enviar mensajes, quién puede publicar mensajes en nuestro tablón… ¿Te registraste en Facebook con aquella cuenta de Messenger que ya no usas? ¿No quieres que te busquen? No te preocupes, también puedes bloquear esta opción de forma muy sencilla.

Ahora vamos a otra parte interesante: nuestros amigos y nuestras publicaciones. Muchos de nosotros tenemos, como decía, gente de todo tipo: amigos, familiares, compañeros de trabajo… Mucha variedad con gente con la que no siempre queremos compartir todo lo que publicamos: las fotos de nuestra última fiesta, aquellas fotos con esa chica que no queremos que nuestros padres conozcan todavía… Un montón de situaciones diferentes donde Facebook también nos permite controlar lo que los demás verán.

Si este es nuestro caso, lo mejor es configurar nuestros contactos por listas: conocidos, familia, trabajo, universidad…  Para ello tenemos diferentes opciones: bien listas que se generan automáticamente (como las del trabajo si ponen que trabajamos en el mismo sitio) o bien las que podemos crear manualmente. Esta última se hace contacto a contacto y aunque el proceso es un poco tedioso si tenemos muchos amigos el resultado merece la pena.

Hecho esto, cuando vayamos a publicar algo, podremos elegir con qué grupos de usuarios compartimos esas fotos o enlaces. Lo mismo pasa con las fotos donde nos etiquetan: podemos tener el control sobre ello. Recordad también tener cuidado con las aplicaciones de Facebook: algunas pueden pedir más permisos de los que realmente necesitan así que antes de aceptar nada mirad bien qué pide cada una.

Para acabar, pero no por ello menos importante, tenemos los inicios de sesión. Cada vez que entremos a nuestra cuenta en Facebook desde un dispositivo nuevo, nos pedirá que lo registremos: el ordenador, el portátil, el teléfono… De este modo, si alguien entrara a nuestra cuenta desde un dispositivo que no conocemos, recibiremos un correo avisándonos de ello. Si vemos que es un uso intrusivo, podemos bloquear la cuenta y configurar una nueva contraseña para evitar que accedan a nuestra información.

Si tenéis dudas, os recordamos que podéis hacérnoslas llegar a través de los comentarios al post.

En Tecnología de tú a tú | Descarga automáticamente las fotos de Facebook en las que te etiquetan


Etiquetas: , ,