En el mundo de la tecnología resulta difícil innovar cada año y sacar productos atractivas. No es fácil y sólo unos pocos lo consiguen. Renovarse o morir, ahí Canon parece que este año ha dado con la clave con su gama de cámaras réflex para el 2013.

Ya os hablamos de la Canon EOS 100D en nuestro análisis. Hoy, nos toca hacer lo propio con su hermana mayor, la EOS 700D. Una cámara que comparte muchas funciones pero que va destinada a un público diferente. ¿Quieres conocerla? Hoy os hablamos de ella a fondo en Tecnología de tú a tú.

Tamaño y diseño

Canon EOS 700D

Cuando miramos la 700D, su diseño y proporciones nos recuerda a la de una cámara réflex al uso. Nada nuevo, un esquema conocido pero que cuando cogemos en manos sorprende por lo ligera que es. Con poco más de 500 gramos en el cuerpo es bastante liviana.

Esto a la larga se traduce en que se hace menos pesada de transportar cuando salimos con ella. No hay que dejarse engañar por el tacto de los materiales o por su peso: es una cámara destinada para principiantes en el mundo de la fotografía pero sus especificaciones, como veremos luego, son bastante potentes.

En lo que respecta a las botoneras, la cámara cuenta con suficientes ruedas y botones para que podamos usarla tanto en manual como en automático intercalando modos de disparo. Una distribución muy acertada que nos costará un poco aprender si no estamos familarizados con las cámaras, pero no es difícil.

Pantalla y visor

Canon EOS 700D

Como toda buena réflex que se precia, la 700D cuenta con un pentaprisma a través del cual podremos ver desde el visor. Si no nos gusta, tenemos la opción de usar la pantalla digital, que además es táctil y podremos hacer ajustes desde ella.

Aquí encontramos, junto al tamaño, una de las principales diferencias con la 100D. La pantalla además de ser táctil es abatible. Es decir, la podemos girar y mover para ponerla en diferentes ángulos. Esto nos da mucha libertad a la hora de hacer fotos y grabar vídeo para ver todo de forma más cómoda.

Los controles táctiles pueden parecer un capricho pero son realmente cómodos: podemos movernos por los ajustes del menú de forma muy rápida. También podremos hacer ajustes de parámetros como la obturación o el ISO al momento, si no nos gusta usar los botones físicos.

Fotos y vídeo

Canon EOS 700D

Al igual que la 100D, la 700D comparte muchos elementos en su interior: sensor de 18 megapíxeles, procesador DIGIC 5 y un objetivo, en el kit de inicio, que da bastante la talla para empezar a hacer fotos con él. La calidad se nota desde el primer momento.

Es capaz de sacar grandes imágenes en condiciones de mucha luz y con poca también se porta muy bien. El procesador sabe trabajar bien con el ISO y no mete mucho ruido cuando estamos de noche o en interiores. A la hora de grabar vídeo los resultados son excelentes.

Lo bueno del nuevo objetivo es el anillo: ahora por fin en vídeo podemos controlar la obturación y la apertura al mismo tiempo. Esto nos dará muchísima creatividad a la hora de grabar imágenes en movimiento.

Conclusiones

 Canon EOS 700D

Canon lo ha vuelto a hacer. La 700D es una digna sucesora de la clásica 650D. De este modo, este nuevo modelo se convierte en una referencia para todos aquellos que quieran una réflex para iniciarse en el mundo de la fotografía.

Esto no significa que la abandonemos al poco tiempo cuando ya seamos usuarios avanzados. Nos seguirá dando mucho juego por mucho tiempo y la podremos usar durante una buena temporada y seguir consiguiendo imágenes y vídeo de mucha calidad.

Ahora la duda es ¿EOS 100D o 700D? Como decíamos al principio, ambas van dirigidas a públicos diferentes. Si buscamos algo más compacto, pero sin renunciar a la calidad, la 100D es perfecta. Si queremos una réflex al uso, y  recibir además extras como más batería y pantalla abatible, la 700D es nuestra elección.

 

Puedes encontrar más información sobre la Canon EOS 700D en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú | Canon EOS 100D a fondo, así es la nueva réflex de Canon


Etiquetas: