Desde que vi por primera vez la serie ochentera por excelencia, El Coche Fantástico (Knight Rider), siempre me emocionaba con las batallas que libraba Kitt con su acérrimo enemigo Goliat, aquel camión infernal que casi siempre parecía al borde de la victoria en esas pequeñas guerras.

Ahora mismo podemos ver camiones de ensueño que no son tan malignos pero sí tan espectaculares como Goliat, con aquella barrera de acero impenetrable en su frontal. La vida de un camionero en algunos casos y con dinero, puede ser muy placentera, os sugiero que no os perdáis la web que enlazo aquí .