Muchos de nosotros utilizamos con cierta frecuencia una cámara digital para inmortalizar nuestros recuerdos. La llevamos allí a donde vamos: ya sea una compacta o una réflex. Si bien es cierto que siempre dan la talla es cierto que hay situaciones donde no son la mejor opción. No por la falta de calidad sino por los riesgos que puede sufrir el aparato.

No estamos hablando de cumpleaños infantiles sino de otro tipo de actividades más intensas como puede ser hacer deportes extremos o cualquier actividad que implique que nuestra cámara bese el suelo sin piedad. Para todo este tipo de situaciones tenemos las cámaras deportivas calidad y sobre todo garantía para grabar nuestras aventuras.

GoPro, uno de los referentes en el sector

GoPro se ha convertido en un fabricante de referencia dentro de este tipo de cámaras. En Estados Unidos son toda una sensación y muchos deportistas, profesionales y aficionados, las utilizan para grabar todo tipo de prácticas: surf, skate, mountain bike… Son capaces de aguantar prácticamente cualquier golpe y, por supuesto, los líquidos gracias a una carcasa sellada apropiadamente.

Su sensor, de 11 megapíxeles nos garantiza una calidad de alta definición en nuestros vídeos. 30 fotogramas por segundo, una apertura mínima f/2,8 y especialmente su gran angular que nos permite capturar imágenes únicas con un efecto espectacular. Al estar ligeramente deformadas, la sensación de verosimilitud nos pone en situación.

Otra de sus virtudes la encontramos en el tamaño. Las GoPro cumplen a la perfección con el famoso dicho de pequeña pero matona. Ligeramente más pequeña que una cámara compacta podemos acoplarla en cualquier superficie, de hecho viene con diferentes herramientas para ello, y que esta no sea un impedimento cuando estamos haciendo deporte. Además, también tenemos modelos acuáticos para los apasionados del surf, vela o cualquier otro deporte acuático.

Por la memoria no tenemos que preocuparnos ya que podemos ampliarlas con tarjetas y si tenemos un cable HDMI podemos conectar la GoPro a cualquier monitor o televisor para ver nuestras mejores imágenes antes de editarlas en el ordenador. Según el uso que vayamos a darle podemos encontrar diferentes tipos de cámaras: unas para deportes con motor y otras más versátiles para cualquier actividad al aire libre.

Para más información sobre disponibilidad y precio de las cámaras GoPro haz click aquí.

Ion, subiendo tus aventuras sin necesidad de un ordenador


Aunque GoPro es una marca de referencia no es la única dentro del sector. Ion también nos ofrece soluciones para grabar nuestras aventuras ya sea por tierra, mar o aire. Con una apertura mínima de f/2,8 y un sensor capaz de grabar vídeo en alta definición nos ofrece dos opciones: o bien grabar a máxima calidad a 30 fotogramas por segundo o bien bajar un poco la resolución (720p) para conseguir 60 imágenes por segundo.

Además, también cuenta con un gran angular de 170 grados y uno de los modelos cuenta con un transmisor WiFi que nos permitirá, siempre que tengamos conexión, subir directamente los vídeos desde la cámara a un espacio en una nube privada de 8GB o bien compartirlo directamente con nuestros amigos en las redes sociales que habitualmente usemos. Una opción muy interesante y más asequible que la GoPro pero no por ello menos interesante. También cuenta con un soporte para acoplarla en cualquier lugar sin molestar.

 Para más información sobre disponibilidad y precio de las cámaras Ion haz click aquí.

Ruskbag y Oregon, soluciones para todos los bolsillos


Una de las impresiones que puede dar las cámaras deportivas es que su precio hacen que esté al alcance de unos pocos. Lo cierto es que también existen modelos más accesibles y no por ello hay que quitarles méritos. Estos son el caso de Ruskbag y Oregon, dos compañías que buscan competir por el precio y diferenciarse así de GoPro e Ion.

Ruskbag nos ofrece 5 megapíxeles que, aunque el papel suenen a poco, nos ofrecen calidad de alta definición de 30 0 60 fotogramas según la calidad a la que elijamos grabar. Además, su diseño es resistente a todo tipo de golpes y si lo nuestro son los deportes de agua os gustará saber que es capaz de sumergirse hasta 68,5 metros.

Para más información sobre disponibilidad y precio de las cámaras Ruskbarg haz click aquí.

En el caso de Oregon, tenemos un diseño optimizado para ponerlo en cualquier lugar.Además si tenemos un GPS podemos geolocalizar nuestras hazañas en Google Maps. Si vamos a usarla en algún vehículo (bicicleta, tabla de snowboard o moto) no tendremos que preocuparnos por las vibraciones ya que cuenta con un sensor que nos ayudará a mitigar ese efecto cuando estemos grabando.

Para más información sobre disponibilidad y precio de las cámaras Oregon haz click aquí.

 

Puedes encontrar más información sobre cámaras deportivas en la tienda online de El Corte Inglés.

 


Etiquetas: