Cesar Alierta, presidente del gigante español de las telecomunicaciones, nunca ha sido dado a protagonizar noticias. Hasta hoy.

En una rueda de prensa en Bilbao, Alierta ha sorprendido a todos, incluso a curtidos periodistas que cubrían el evento, al abrir la caja de los truenos proponiendo un nuevo modelo de negocio respecto a los buscadores de Internet y las aplicaciones para móviles.

La polémica está servida. En síntesis, el CEO de Telefónica ha expresado su disconformidad con la situación actual de las relaciones con los buscadores de contenidos, ya que, según sus palabras, “utilizan nuestras redes sin pagarnos nada, lo que es una suerte para ellos y una desgracia para nosotros, esto no puede seguir así”, y ha vaticinado acto seguido que esa situación va a cambiar.

Alierta considera que los buscadores están ganando dinero a través de la infraestructura de redes y las operadoras deberían de beneficiarse de ello, pero no ha querido anunciar medidas concretas, como pueden ser el pago de cuotas a los proveedores de contenidos en la red, algo ya reivindicado en algunos países europeos, en el caso de Reino Unido.

Respecto a las aplicaciones para móviles, apuesta por una plataforma ofertada por las propias operadoras en las que se pueda distribuir y vender aplicaciones de terceros, en código abierto y compatibles para cualquier fabricante de móviles. Según el presidente, algo muy similar a la AppStore de iPhone, pero abierto a cualquier desarrollador. Ha tenido también unas palabras, no muy afortunadas, sobre el futuro inmediato de la tecnología Cloud Computing.

Más que una declaración de intenciones, parece claro que Telefónica, por boca de su presidente, ha abierto un debate espinoso y polémico debido al enorme poder de buscadores como Google o Bing, y a juzgar por las numerosas voces levantadas, ha tenido éxito.


Etiquetas: , ,