El verano está a la vuelta de la esquina. A pesar de ello, el calor no ha dado tregua y como viene siendo habitual en estas fechas se ha adelantado a la estación. Para algunos esta época del año es sinónimo de piscina, de relax, para otros las de sufrir un poco con el tiempo. Dentro de este segundo grupo tenemos a los portátiles, gadgets que tienen problemas para lidiar con las altas temperaturas.

Si bien es cierto que la miniaturización de los componentes nos ha ido ofreciendo año tras año portátiles más finos, siendo los ultrabooks el pináculo de este proceso, hay un problema común con el que siempre hay que luchar: los ventiladores y disipar el calor que emite el ordenador. Muchos fabricantes han apostado por todo tipo de soluciones pero la mejor opción para evitar que el ordenador sufra en los meses de verano es un soporte para portátiles.

Originalmente este tipo de accesorios fueron concebidos como simples escalones que nos permitían tener el ordenador inclinado. De este modo, además de utilizarlo de forma más cómoda, podíamos ayudar a disipar el calor ya que el hueco que hay entre los ventiladores y la superficie donde se apoya es mejor. Además, los materiales metálicos hacen que este proceso sea más sencillo.

Con el paso del tiempo han ido evolucionando hasta lo que son hoy: soportes metálicos, en su mayoría, con una serie de ventiladores (que funcionan conectados por USB) que hacen que el calor se vaya rápidamente y el portátil no sufra tanto. Hay modelos para todos los gustos, y tamaños, pero en general el esquema de este tipo de soportes se repite y salvo excepciones no encontramos grandes diferencias entre unos y otros.

Además de reducir el calor, los soportes nos ayudan a aumentar la conectividad y es que muchos cuentan con USB duplicados. Los modelos que tienen ventiladores que funcionan por este tipo de cable, cuenta con dos o tres puertos para que podamos seguir conectando otro tipo de dispositivos y no dejar a nuestro portátil falto de conexiones por conectar el soporte.

A la hora de elegir uno para nuestro portátil lo primero en lo que tenemos que fijarnos en el tamaño. Puede que el que nos haya gustado sea más pequeño o grande de lo que en realidad necesitamos por lo que debemos elegir uno para nuestro tamaño: 13 pulgadas, 15, 17… En lo que respecta a la ventilación hay diferentes modelos en función de los ventiladores y su disposición. Aquí ya es una cuestión más de gustos porque la potencia suele ser parecida. Eso sí, no olvidemos que dentro de este mundillo, los accesorios para ordenadores, hay marcas de referencia como Belkin y Logitech.

Aunque los soportes para portátiles son muy útiles para estos meses, también es una solución bastante recomendable para ordenadores un poco más antiguos. Seguro que ya hemos notado como ese portátil que tiene cuatro o cinco años se calienta más de la cuenta, con un soporte podemos ayudarle a que aguante un poco más y no sufra. Por último un consejo: cuando utilicéis el portátil hacedlo siempre sobre superficies lisas y planas, en otras (como por ejemplo las sábanas de la cama) la ventilación del portátil funciona peor.

Para más información sobre disponibilidad y precio de soportes para portátiles haz click aquí.


Etiquetas: