Según ha informado la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de EEUU, Sony decidió retirar más de 72.000 portátiles después de que recibiesen numerosas quejas por sobrecalentamiento y un usuario sufriese quemaduras leves utilizando un Vaio.

Ahora ha extendido la medida a todos los países donde se han vendido los modelos VGN-TZ100, VGN-TZ200, VGN-TZ300 y VGN-TZ2000 para revisar los equipos y arreglar los posibles desperfectos.

En su página web indica que “el asunto afecta a una pequeña cantidad de unidades que podrían sobrecalentarse por un problema con los cables”, por lo que han iniciado “voluntariamente” un programa para hacer una inspección gratuita. “Hacer las reparaciones que aseguren que estas unidades satisfacen nuestro estándares de alta calidad”, añade la compañía.