La compañía de la manzana ha optimizado su sistema operativo más vendido, mejorando sus prestaciones. Se ha tenido en cuenta la gran acogida de las anteriores versiones por parte de los usuarios para mantener los muchos aciertos y pulir las pocas carencias.

Si una de las mejores bazas de Mac OS X era la sencillez y facilidad de uso, el nuevo diseño ha incidido en estos términos, simplificando y acelerando la instalación hasta un 45 por ciento, aumentando la fiabilidad y simplificando las operaciones más comunes que solemos realizar en nuestra máquina.  

El intercambio de archivos multimedia es ahora posible en una red doméstica o de oficina incluso con el equipo apagado y los errores de las anteriores versiones con la expulsión de dispositivos conectados han sido subsanados.

La última versión del navegador Safari ha incrementado la velocidad tanto en cargar páginas como en implementar aplicaciones accesorias gracias a la compatibilidad de 64 bits y permitiendo correr todos sus plugins de manera independiente para que en caso de error no boquee la web afectada.


Etiquetas: ,