El británico Christian Owens, con solo dieciséis años ya es millonario, y sólo dos años después de crear su primera empresa en la Red. A diferencia de las otrora habituales noticias de “pelotazos” en la Red, Owens tuvo su primer ordenador con siete años, su primer Mac con 10 y aprendió diseño gráfico por sí mismo.

Con tan solo catorce años fundó su primera empresa en Internet, una tienda de venta de aplicaciones. El joven empresario se confiesa admirador de Steve Jobs y cuyos pasos quiere seguir, elaboró una web con un estilo y diseño limpio, en la línea de los productos de Apple. En ella puso a la venta un paquete de diez aplicaciones con gran atractivo.

Llegando a acuerdos con los diferentes desarrolladores, en su web vende dicho paquete, llamado Mac Box Bundle, por un diez por ciento del valor de todas las aplicaciones por separado, que asciende a unos 280 dólares.


Etiquetas: