Algunas tiendas de Apple en Estados Unidos se niegan a reparar ordenadores de fumadores alegando que no pueden someter al trabajador a una tarea que implica peligro de contaminación.

Todos sabemos que en materia de gestión del tabaco y lugares habilitados para ello, Estados Unidos ha sido uno de los primeros países en adoptar medidas serias y restricitivas encamindas a proteger y salvaguardar la salud del resto de no fumadores, para evitar en la medida posible lo denominado como “secondhand smokers”, o “fumadores pasivos” en español.

Pero la última noticia que nos viene del país al otro lado del Atlántico, parece que nos muestra algunos casos en los que una compañía privada, en este caso Apple, ha ido un poco más allá con la intención deproteger a sus trabajadores.

Al parecer dos tiendas de Apple en Estados Unidos han rechazado la garantía sobre dos ordenadores de la firma porque el cliente es fumador, y se han negado a reparar la máquina por “el peligro para la salud” del trabajador que deba manipular un ordenador “contaminado”.

Ambos casos acudieron a los servicios centrales de Apple, y en ambos casos se defendió la posición de las tiendas. Pero, ¿en qué basan las tiendas su negativa? Según las tiendas, la contaminación por nicotina está en una lista de sustancias peligrosas y ello impide la manipulación de la máquina por un trabajador debido a razones sanitarias.

La citada lista incluye productos como talco, alcohol sanitario y carbonato calcio. Y curiosamente, si vamos a las condiciones de la garantía, la misma no incluye la nicotina como excepción en sus términos, aunque las tiendas se han acogido a otra claúsula, que menciona los daños causados por un entorno extremo.


Etiquetas: , ,