El robo de material confidencial en Twitter no ha levantado tanta polémica como la decisión por parte de una conocida web de noticias de publicarlo, ya que sus responsables lo han considerado interesante desde un punto de vista informativo.

Un mes atrás, un hacker que se hace llamar “Croll” consiguió acceder a las cuentas de un empleado de Twitter, vulnerando o adivinando su contraseña. Durante varios días, el hacker pudo sustraer cientos de documentos, correos electrónicos y obtener varias contraseñas de otros trabajadores de la empresa para remitirlos a varios sitios de noticias.

Uno de esas webs de noticias tecnológicas, llamada TechCrunch, después de estudiar y examinar cerca de 300 documentos, se decidió a publicar algunos de ellos, que contienen entre otras cosas, previsiones económicas de meses pasados y discusiones de los directivos de Twitter sobre programas de televisión.

Si el objetivo del pirata informático era según sus propias palabras, concienciar sobre la inseguridad de los datos en la red, el verdadero debate se ha levantado en torno a la legitimidad moral de sacar a la luz datos sensibles robados a  una empresa, que por otro lado es algo común en las llamadas “filtraciones” de prensa.

De momento, Twitter se reserva las acciones legales.


Etiquetas: , ,