La inversión para abordar esta renovación tecnológica rondará los 15 millones de euros en cinco años. Inicialmente, se instalarán unos mil terminales telemáticos (ordenadores de pantalla táctil con impresora, lector de código de barras, cajón monedero, visor y lector de banda magnética).

Y se espera, según el ritmo marcado por los editores que en 2014 estos aparatos estarán operativos en 4.000 quioscos. La idea es clara, hacer de los quioscos un punto de encuentro más allá de la compra de prensa, hacer de los quioscos un lugar en el cuál aprovechar para realizar otro tipo de compras, especialmente relacionadas con el ocio, que permitan la modernización del sector, así como un mayor perfil competitivo y una mayor facturación de negocio.

Además, los nuevos terminales servirán para mejorar y modernizar la distribución de prensa, ya que la nueva herramienta contribuirá a mejorar la red de ventas y permitirá ajustar de manera más precisa la tirada y la difusión de los periódicos.

De igual manera, los quiosqueros controlarán de forma más cómoda y precisa tanto los pedidos como las devoluciones de ejemplares.