carrera

A todo el mundo nos ha pasado estar navegando y, al ir a abrir una pestaña más, quedarse de repente el browser congelado. Y reiniciarse. Es terrible, es como ver caer una gran torre de fichas. O estar jugando a un nivel especialmente difícil y ¡bam!, la aplicación nos escupe al escritorio con un mensaje de error.

Cuelgues, scratches, pantallas congeladas, ruido infernal del ventilador: mensajes que te están diciendo que el sistema no puede más, que lo siente mucho pero se planta, no da la talla. Adiós muy buenas.

Existen bastantes test de PC para determinar el rendimiento en un equipo. El rendimiento no se fundamenta en cifras frías. Que le pregunten a PCMark: en muchas de sus pruebas han concluido que, equipos de menor configuración, rendían mejor con unas u otras aplicaciones. Es una combinación entre la optimización del sistema y la fuerza bruta.


Probando, probando…

 

proceso

Basándonos en los exámenes de rutina, la primera prueba que podemos hacer para ver si nuestro sistema está preparando para los tiempos que vienen es el clásico “home test”. Porque sí, los sistemas cada vez son más potentes pero, a su vez, las aplicaciones cada vez demandan más recursos.

Un home test se trata, simplemente, de una serie de pruebas de carga baja. Aplicaciones ofimáticas, como Word o Excel, navegación por Internet, videollamada, reproducción de música y vídeo en resolución FullHD o edición fotográfica. Se trata de mantener una carga intermedia, de presionar al equipo creando varios hilos de procesamiento.

Si al copiar un gran bloque de texto y pegarlo la aplicación ya empieza a dar problemas, es hora de pensar en un plan de jubilación para tu equipo. Si al navegar se queda colgada la aplicación musical o sufre retardos, mejor que mire hacia otra parte cuando empiecen los test de rendimiento de verdad.

Hora de jugar

bentchark

Si tu equipo ha aguantado como un valiente las primeras pruebas de estrés, es hora de hacer lo que se denomina “creative test”.

Prueba a instalar Steam, el popular cliente de Valce y a jugar a Skyrim, un juego con 6 años de antigüedad. No debería darte problemas. ¿Qué tal la tasa de frames por segundo? Puedes activar esta herramienta pinchando en “Steam > Opciones > Mostrar FPS”. También podemos crear atajos de teclado, o hacerlo desde alguna aplicación externa como Fraps. ¿Qué tal se comporta en Ultra, en resolución 1080p y refresco de 60 frames por segundo?

Si no tienes el menor problema con el antialiasing, la máxima distancia de dibujado y la sincronización vertical, si tu gráfica te mira a la cara sin pestañear, es hora de seguir jugando, pero a otro juego: abre Chrome y 20 pestañas. Pero mientras el juego está en segundo plano, minimizado. Venga, no tengas miedo. Todas tus webs favoritas a la vez.

Si el equipo empieza a escupir calor y las aplicaciones empiezan a tener un retardo redundante, es hora de parar. Si todo sigue funcionando sin problema, aún podemos abrir la aplicación de vídeo que más a mano tengamos y empezar a reproducir vídeo en alta resolución. Los procesos del juego y el vídeo empezarán a poner contra las cuerdas al procesador.

Dando un paso adelante, o tropezando

surface-pro

Los pocos supervivientes que hayan logrado salir de esta prueba realmente no saben que esto acaba de empezar. Los entrenamientos para las olimpiadas son duros, pero nada que ver con las propias olimpiadas. Ahora podemos hacer algunos test de estrés buscando algún juego actual, como Battlefield 1. Sus requisitos recomendados son los siguientes: Windows 10 de 64 bits, procesador Intel Core i7, 16 GB de RAM, tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 970 y, cómo no, DirectX 12 y en sus últimas actualizaciones.

No sólo tenemos derecho a abrir una aplicación de edición de texto y vernos obligados a cerrar todo lo demás, a hacer lo mismo cada vez que ejecutamos Netflix. Y no todo es cuestión de rendimiento: tenemos que pensar en la duración de la batería, el rendimiento del audio o la resolución de la pantalla: ¿de qué sirve, por ejemplo, contratar un servicio de vídeo si tenemos un portátil, convertible o 2 en 1 que no pase de los 1366×768 píxeles de resolución?

Pensando en pasar página

Cada cierto tiempo surge una oportunidad para adquirir un equipo y llevarte a casa la nueva generación por menos de su precio. El Corte Inglés ha puesto en marcha un programa renove para dar las buenas noches a tu portátil o convertible viejo y hacerte con un flamante nuevo sistema: una rebajan de 100 euros, descuento directo, en cualquier compra de su sección.

Ni siquiera es necesario entregar el viejo modelo, sólo informar de que «renuevas tu equipo/pc/portátil» por uno de los nuevos sistemas con procesador Intel, Sistema Operativo Windows 10 y precio igual o superior a 749 euros.

Los equipos viejos ofrecen peor resolución de píxeles y cansan más la vista, disponen de menos candelas por metro cuadrado —una medida esencial para conocer la luminancia del monitor— y sus sistemas de audio suelen ser opacos y muy distorsionados. Y, si hablamos de potencia a la hora de reproducir multimedia o ejecutar un videojuego, nada mejor como 3DMark, que pondrá nota a tu viejo equipo y te dirá si está a la altura o debería estar criando malvas.

Los equipos envejecen, igual que nosotros, y la Ley de Moore se cumple con bastante frecuencia: los equipos crecer en especificaciones constantemente, y nada mejor como este Plan Renove para hacerte con el sistema más puntero y envidiable, y así aprovechar todas las innovaciones que éstos llevan encima.

A por los mejores modelos…

HP Omen

Un procesador Intel Core i7-6700HQ y una gráfica de NVIDIA GeForce GTX 1060 con 6GB dedicados: eso es lo que monta esta bestia ideal para el gaming. Su teclado retroiluminado y su portentoso almacenamiento (1 TB más otros 256 GB para el sistema de arranque y la instalación de las aplicaciones) nos llevan hasta el mismo punto: si algún juego te da problemas, prueba con esto.

hp-omen

hp-omen

Acer Predator G9-591

15,6” pulgadas. Esto es todo lo que hace falta para disfrutar de la máxima configuración. Su pantalla Acer ComfyView LCD con IPS y Non-Glare ofrece una resolución envidiable. Claro, para moverlo todo necesita una gráfica a la altura, como la NVIDIA GeForce GTX 980M de 4 GB que monta. Y para enfriar tanto músculo, se provee del Predator FrostCore, un sistema de 3 ventiladores específicamente pensado para este sistema.

acer-predator

acer-predator

Microsoft Surface Pro 4

16Gb de RAM y 256 Gb de disco duro bajo este pequeño portento de 12,3 pulgadas y 2736×1824 píxeles de resolución. Haz lo que quieras con él, podrá con todo. Juega, graba audio, o disfruta de una videoconferencia con su cámara frontal HD de 5,0 megapíxeles y cámara posterior HD de 8,0 MP con autofoco y grabación de vídeo HD 1080p.

surface

surface

MSI GS60-227

No todos los equipos portátiles pueden presumir de montar un procesador Intel Core i7-6700HQ con una velocidad de 3,5 GHz, y menos por este precio. Con 16 GB DDR4 mira a la cara de cualquier aplicación, videojuego y todo junto. Además, monta un comodísimo teclado SteelSeries de tacto mecánico y 4 altavoces de 2W.

msi-156

msi-156

Yoga 3 Pro

Convertible 2 en 1 de Lenovo de 13,3 pulgadas, con procesador Intel Core M-5Y71 (con Turbo Boost). Una bestia silenciosa de apenas 1,27 kg y con múltiples funciones gracias a sus conexiones: Bluetooth 4.0, 1 salida Micro HDMI, 2 USB 3.0, 1 USB 2.0 y 1 Lector de tarjetas 4 en 1. No hace falta buscar mucho más: aquí está todo.

lenovo-yoga-3

lenovo-yoga-3


Etiquetas: