El pasado lunes los fabricantes de portátiles de Taiwán hicieron público un acuerdo para realizar adpatadores de corriente universales para sus equipos.

La iniciativa, a la que se han sumado entre otros Asus y Acer, dos de los principales fabricantes, ha dado el visto bueno a un estándar común para sus aparatos.

Eso permitirá que cualquier adaptador sea compatible con cualquier portátil. Aparte de la comodidad del consumidor, la primera ventaja que sentirá el comprador de un portátil taiwanés es que será entre un 10% y un 15% más barato. Otra consecuencia es la reducción de basura electrónica.

El IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) deberá definir el estandar para los conectores, especificaciones y protocolos comunes para aparatos móviles que funcionan con corriente eléctrica de 10 a 130 watios.

Los firmantes del acuerdo no han desvelado la fecha de entrada en vigor, pero ya es una buena noticia que se avance en esa dirección.

Por desgracia, por el momento solo se es una iniciativa apoyada por los fabricantes taiwaneses, a la espera de que muevan ficha, o al menos se pronuncien otros grandes fabricantes, como la norteamericanas HP (actual líder mundial) y Dell o el chino Lenovo.


Etiquetas: , ,