Los consumidores de DVD y BluRay habrán experimentado como, a pesar de tener pantallas 16:9 o 16:10 que son las que se venden actualmente, la imagen de sus películas en muchos casos no abarca toda la pantalla viéndose las dichosas barras negras inferior y superior.

Esto se debe a que el cine en general usa un formato más panorámico que el 16:9, y su adaptación al formato doméstico conserva la proporción original cinematográfica.

Phillips trae al mercado un televisor con formato 21:9, que hará que en muchos casos las bandas negras horizontales superior e inferior se conviertan en franjas verticales derecha e izquierda.

Sus 56 pulgadas de diagonal permitiran disfrutar en todo su esplendor de las actuales películas HD que siendo en formato 16:9 al hacer ZOOM sobre el formato se omitirán las molestas bandas negras que no permiten disfrutar de cada pixel de las flamantes pantallas full HD.

La aceptación de este tipo de pantallas, si es que los demás fabricantes siguen la estela de uno de los líderes en fabricación de las mismas, es una incógnita que de salir bien implicaría un cambio menos traumático que el de 4:3 a 16:9, pero igual de molesto tras las inversiones que se están haciendo en adquirir los modelos actuales.

Al igual que sería curioso ver cómo la informática adoptaría estos formatos en los portátiles, como la serie P de Vaio extra-panorámica. Nos espera un año agitado, visualmente hablando.


Etiquetas: ,