Foto del HP Touchsmart

Con la popularización de los ordenadores portátiles, y la aparición de los netbooks, los equipos de sobremesa fueron perdiendo popularidad. Lo cierto es que para el uso esporádico es mucho más cómodo y ordenado que tener una CPU y una pantalla sobre la mesa. Sin embargo, los fabricantes se han sabido reinventar para volver a enamorarnos.

Con esta determinación nacieron los All In One. Ordenadores de sobremesa que buscaban hacerse un hueco de nuevo en nuestro escritorio y recordarnos que todavía tienen mucho que ofrecernos. Quizá por ese término no los conoces, pero los has visto en la sección de informática. Si no sabemos de qué hablamos, hoy os explicamos que es un ordenador todo en uno.

Todo en uno, la unión del ordenador y la pantalla

El propio concepto, todo en uno, nos da una pequeña pista de lo que nos vamos a encontrar. Hasta hace unos años hablar de ordenadores de sobremesa era hacerlo de dos partes fundamentales: la CPU y la pantalla. Ambos en conjunto ocupan más espacio, es cierto, pero la potencia que dan es mayor que la de un portátil.

Sin embargo, mucha gente prefiere sacrificar esa diferencia de potencia para tener equipos más cómodos y fáciles de manejar.  Los todo en uno recogen este concepto de los portátiles para traernos un ordenador de sobremesa que aglutine todos sus componentes en el mismo equipo, así nacen los todo en uno.

De este modo, nos encontramos con equipos que acoplan la CPU y todos los componentes (salvo el ratón y teclado) detrás de la pantalla. Todo ello dentro de una carcasa que les da a estos ordenadores un toque elegante y de diseño. Ahora que hemos hablado de ellos hay que preguntarse ¿por qué un todo en uno y no otro ordenador?

Foto del iMac

Lo primero de todo por comodidad. Sólo necesitaremos conectar el cable de alimentación para que funcione. No necesitaremos cables adicionales (salvo que usemos periféricos como impresoras, escáneres o conexión a la red por cable Ethernet). De hecho para un uso normal no tendremos que conectar nada más. Esto nos dejará un escritorio más limpio y ordenado.

Por otro lado tenemos la potencia. Ya no necesitamos tener una CPU enorme para poder disfrutar de los juegos o para utilizar nuestras herramientas de trabajo. Es cierto que los portátiles ofrecen un rendimiento muy bueno pero en circunstancias normales, los ordenadores de sobremesa siguen ofreciendo más en este aspecto.

Además, algunos modelos introducen algunas especificaciones exclusivas que no tienen los ordenadores convencionales como por ejemplo las pantallas táctiles. En algunos de estos todo en uno, además del ratón y el teclado podremos usar los dedos para hacer diferentes acciones como si de un móvil se tratara: ver fotos, reproducir vídeos… No es algo pensado para sustituir a los controles convencionales pero es un añadido muy útil.

Actualmente hay muchos modelos. Por un lado tenemos los iMac, Apple se ha convertido en un referente en este aspecto y desde hace unos cuantos años apuesta por este tipo de ordenadores todo en uno. Una pantalla de grandes dimensiones y unas especificaciones técnicas, varía según el modelo, a la altura de cualquier uso: desde el más casual al profesional.

Foto del HP TouchSmart

En PC también tenemos muchos modelos pero nosotros nos quedamos con el HP TouchSmart. Un todo en uno con un diseño de alta calidad y con unas especificaciones técnicas de lo más completas, procesador Intel i5 a 2,7Ghz, 6GB de RAM, 1TB de almacenamiento. Todo ello con una pantalla táctil de 23 pulgadas. ¿Estás buscando en renovar tu ordenador? ¿Qué te parecen estos todo en uno?

 

Puedes consultar más información sobre el HP TouchSmart en la tienda online de El Corte Inglés.

En Tecnología de tú a tú |


Etiquetas: