La tecnología OLED es la tecnología que se aplicará en un futuro cercano: una pantalla OLED proporciona mejores colores, contraste y todo con un consumo más reducido. Las pegas como suele ser habitual vienen derivadas de su elevado precio y sus todavía reducidas dimensiones. (Para que os hagáis una idea del precio en relación al tamaño: el único ejemplo de televisor OLED que conocemos en Europa es el XEL de Sony que sale a 5.000 euros por un modelo con pantalla de 11 pulgadas).

No es de extrañar que por el momento, la única aplicación fáctible de esta tecnología sea en el campo de la telefonía móvil. Pero puede que la historia esté cerca de cambiar, pues como mencionábamos antes, Modistech, una empresa coreana, dice que ha conseguido un método de producción de paneles OLED muy económicos para lo que cuestan en la actualidad, y además, esos paneles son flexibles (se estima que el coste sería de unos 200 dólares cada metro cuadrado).

Y además, es de esperar que la tecnología empleada en su fabricación, que se basa en la impresión sobre paneles flexibles, y que no es una tecnología nueva, sino bastante desarrollada, permita que los precios sigan bajando, con lo que su aplicación más extensiva pasaría a ser una realidad mucho más cercana de lo que habíamos imaginado.


Etiquetas: ,