Una vez que la tecnología ha dominado la transferencia de datos entre dos dispositivos prescindiendo del cableado, la asignatura pendiente sigue siendo alimentar esos dos dispositivos sin necesidad de una maraña de cables conectados al enchufe.

Hace algo más de dos años, ingenieros del prestigioso MIT anunciaron que habían descubierto una nueva forma de transmitir la electricidad sin usar ninguna conexión física. Ahora, estos ingenieros han anunciado que se ha podido demostrar que la eficiencia del sistema en la transmisión de la energía mejora significativamente cuando se utiliza para cargar varios dispositivos al mismo tiempo.

Este anuncio, ha sido realizado en la revista de divulgación Applied Physic Letters, demostrando estar mucho más cerca de un sistema final que podría ser utilizado para alimentar dispositivos electrónicos de consumo.

En las primeras pruebas, tanto el transmisor y el receptor consistían en dos bobinas colocadas a poco más de medio metro de distancia entre sí. Estas dos unidades se utilizaron para iluminar una bombilla de tamaño pequeño, con varios objetos obstaculizando.

El nuevo sistema usa un transmisor un poco más grande, con receptores de treinta centímetros de diámetro, un tamaño más que manejable para agregar a dispositivos domésticos. La bobina de transmisión se coloca en una pared o techo, a una distancia media de cuatro metros y así efectuar la transferencia de energía.

El sistema funciona mediante la creación de una fuerte resonancia electromagnética entre el emisor y el receptor de las ondas. En este caso, la resonancia magnética entre las dos bobinas no se ve afectada por los objetos que puedan estar entre ellas y por la misma razón los objetos entre esas bobinas, sea cual sea el objeto, no se verá afectado por los campos magnéticos.

La clave para que el avance, es decir, la capacidad de transmitir cantidades útiles de energía utilizando bobinas de un tamaño razonable fue descubierto en ese Instituto Técnico de Massachusetts , por el equipo que desarrolló la idea junto con varios estudiantes de último año.

El equipo que llevó a cabo el reciente estudio constató que al alimentar dos dispositivos a la vez, la eficiencia subía a más del treinta por ciento. Esto, refuerza la teoría formulada y añade un plus de practicidad a la idea. Se augura que en menos de cinco años verá la luz el primer dispositivo con esta característica.


Etiquetas: