Hoy he leído una noticia que me ha llamado poderosamente la atención, no solo por la cifra en sí, sino además por el peligro que puede representar para los más jóvenes, estar expuestos a la red sin ningún tipo de protección y control por personas adultas.

Según el estudio que se ha dado a conocer, sólo uno de cada cuatro padres españoles usuarios de internet controla el uso que sus hijos hacen de Internet. Y asociado con estos, han desvelado otras estadísticas no solo llamativas, sino preocupantes: un 45% de los progenitores reconoce no tener instalado ninguna herramienta de control, pero es que también hay un 31% que nni siquiera conoce de la existencia de este tipod e programas.

Está claro por tanto, que lo que hace falta es una campaña de concieciación y educaciónm para lograr que los padres conozcan las distintas fórmulas y herramientas de protección de los ordenadores, así como de control de acceso a Internet.

Lo cúal, sin duda incidirá, en una mayor protección para los más jóvenes. Aunque el proyecto busca reforzar la protección del menor antes los riesgos de Internet, lleva aparejado un segundo objetivo, minimizar el peligro de infección a través de virus informáticos y troyanos, pues según el mismo estudio el 63% de los padres comparte el ordenador con sus hijos, y la mitad de esos padres suele usar el servicio de banca electrónica, lo cúal podría suponer un riesgo añadido antes posibles estafas y fraudes por Internet.


Etiquetas: