Existen pequeños trucos que puedes tener en cuenta para mantener el ordenador siempre orden y aumentar sustancialmente su rendimiento. Aquí ya hemos comentado algunos trucos para optimizar más los recursos de nuestro ordenador (como desfragmentar el disco duro o eliminar inútil paseo por Windows), pero todavía hay muchas maneras más de exprimir al máximo nuestro equipo.

El aspecto gráfico del sistema operativo es una de las cosas que más agotan al procesador, por lo que es cómodo eliminar pequeños efectos inútiles, como las sombras bajo los menús y el puntero del ratón, para que el sistema trabaje más rápido.

Si usas Windows XP, en Mi PC selecciona Propiedades (con el menú contextual) y haz clic sobre Opciones avanzadas. Escoge la casilla de Rendimiento y pulsa sobre de Configuración. Aquí podrás activar y desactivar los efectos visuales, la programación del procesador, uso de memoria y memoria virtual. Escoge la pestaña de Efecto visuales y marca las opciones que refieras.

Podrás seleccionar que Windows fije la opción más adecuada, que se ajuste automáticamente para obtener mejor apariencia o para obtener mejor rendimiento. Si pulsas sobre Personalizar puedes elegir manualmente las opciones graficas que no necesitas.

Elimina la sombra bajo los menús, bajo el puntero del ratón y bajo los nombres del escritorio. También puedes quitar la opción de atenuar los elementos después de hacer clic y la de atenuar o deslizar la información sobre herramientas en la vista y en los menús de la vista.
Como todos estos cambios son reversibles, si eliminas algún efecto que te gustaba puedes volver activarlo de este mismo modo.


Información cortesía de:


Etiquetas: ,