Hace un año, Apple publicó este en su web: “Mac OS X es famoso por su sencillez, fiabilidad y facilidad de uso. Así que cuando hubo que diseñar Snow Leopard, los ingenieros de Apple solo tenían un reto: convertir un sistema operativo genial en algo aún mejor”.

Nadie se esperaba ese anuncio, pilló a todo el mundo por sorpresa, pues no se había filtrado ningún rumor, ni una sóla captura, ni un sólo dato… pero ya ha pasado un año, y aquel anuncio está próximo a convertirse en una realidad el próximo mes de septiembre.

Lo primero que hay que decir sobre el nuevo Snow Leopard, es que no se trata dela invención de un nuevo sistema operativo, sino una optimización del previo, de hecho la única diferencia que puede observarse a simple vista, es el cambio en la aparienciadel nuevo fondo de pantalla. Sin embargo, la diferencia viene por dentro, haciendo que cualquier semejanza sea pura coincidencia.

Snow Leopard es el primer paso de Apple para olvidarse de la arquitectura PowerPC, esto supone una reducción de código tremenda. La mayor parte de los programas del sistema han pasado de ser PowerPC, Intel, Intel-64 a ser únicamente Intel-64. Esto se refleja directamente en una reducción de tamaño del S.O. cercana a los 6Gb.

Y como Snow Leopard ocupa mucho menos, además se instala hasta un 45% más rápido que Leopard. Aunque se han producido cambios y mejoras en Exposé, el funcionamiento del Dock y las Stacks. Las copias de seguridad de Time Machine son mucho más rápidas, así como las velocidades de apagado, encendido y reposo. El nuevo Safari 4, expulsión de discos más rápida y segura, mejoras en Vista Previa…

 Pero todo esto son pequeñas pinceladas en comparación con las autenticas novedades de Snow Leopard, que basa todo su potencial en 4 pilares básicos: tecnología 64bits, Grand Central Dispatch, OpenCL y el nuevo QuickTime X. – Tecnología 64 bits: El soporte de procesadores de 64 bits de Snow Leopard hace uso de enormes cantidades de memoria RAM, incrementa el rendimiento y mejora la seguridad, al tiempo que mantiene la compatibilidad con aplicaciones de 32 bits. – Grand Central Dispatch (GCD): Aporta al software una nueva y revolucionaria forma de sacar partido de los procesadores multi-núcleo. GCD está integrado a través de todo Snow Leopard, desde en las nuevas APIs, hasta en frameworks de alto nivel y extensiones del lenguaje de programación, mejorando la sensibilidad de respuesta a través de todo el sistema. Ahora Apple ha centrado las operaciones multihilo en el propio sistema y no en los programas (hasta ahora cada programa era el encargado de gestionar los procesadores a su antojo).

A partir de ahora esto no funciona así, pues es el propio sistema operativo el encargado de asignar los recursos en cada momento mientras Gran Central Dispatch se encarga de distribuir cada hilo en un núcleo diferente del procesador. – OpenCL: Es un estándar abierto basado en lenguaje C que permite a los desarrolladores explotar la increíble potencia de las unidades de procesamiento gráfico para tareas que van más allá de los gráficos.

Por ejemplo, ¿para qué utilizar el procesador al aplicar un filtro en Photoshop si una tarjeta gráfica lo puede hacer mucho más rápido y dejar el procesador principal para otras tareas? – Quicktime X: Más que simplemente un reproductor de medios dentro de Mac OS X, como mucha gente piensa, en realidad Quicktime es simplemente una interfaz para unificar bajo un programa los servicios Core Audio, Core Video y Core Animation.

Por lo tanto, optimizar Quicktime no es sólo mejorar un programa, si no mejorar muchos de los servicios encargados de reproducir audio, vídeo y en definitiva cualquier soporte multimedia bajo un Mac.


Etiquetas: , ,