Si el modelo anterior, el Mighty Mouse, parecía no tener botones, en el nuevo Magic Mouse esta premisa se cumple al máximo, porque realmente no lleva ninguno. En su lugar, se ha sustituido la parte superior por un panel multitáctil en el podremos realizar diversos gestos para controlar nuestro Mac.

El ratón dispone de un sensor láser, que mejora mucho frente a los sensores ópticos y que le permite funcionar en múltiples superficies. Se conecta al ordenador a través de Bluetooth y su uso no es exclusivo de los nuevos iMac, sino que también funciona con modelos previamente existentes.

El Magic Mouse puede configurarse como un ratón con dos botones o con solo uno, dependiendo de nuestras preferencias. Para activar sus funciones solo deberemos hacer clic en cualquier punto de su superficie si lo hemos configurado con un solo botón o en el lado correspondiente si lo hemos hecho con dos.

Pero lo que sin duda llama más la atención del nuevo ratón de Apple, es la capacidad de ampliar su rango de funciones gracias a una serie de gestos que podemos transmitir a través de su superficie táctil. Por ejemplo, si deslizamos dos dedos hacia un lado u otro del ratón nos desplazaremos a diferentes páginas en la aplicación actual (si estamos en Safari podemos saltar de una página a otra, mientras que si estamos en iPhoto nos desplazaremos entre las distintas fotografías).

Claro que si estas funciones no nos gustan, el Magic Mouse ofrece un panel de opciones en el que podremos configurar las distintas opciones disponibles, permitiendo definir si queremos usar el desplazamiento cinético, si queremos hacer zoom en pantalla, etc.

Funciona con dos pilas de tipo AA que le ofrecen una autonomía de hasta cuatro meses y se pone a la venta con un precio de 69 euros, aunque los que adquieran uno de los nuevos iMac recibirán su correspondiente Magic Mouse con él.


Etiquetas: , , , ,