Aunque actualmente se encuentra en fase de estudio, los miembros de esta universidad de ingeniería de la costa este estadounidense, están utilizando un sistema mediante el cual, apagando y encendiendo la luz de forma tan rápida que el ojo humano no es capaz de percibir, pueden llegar a trasmitir datos con una velocidad comprendida en un rango entre 1 y 10 mbps.

Evidentemente, se trata todavía de un proyecto en fase de estudio y desarrollo, y está por ver que pasaría si nos encontramos en un lugar fuertemente iluminado con luces externas, en ambientes externos, si queremos utilizar más de un dispositivo en la zona iluminada, el grado de seguridad que tendrían los datos transferidos… es pronto para poder sacar conclusiones, pero poco a poco podremos conocer más acerca de esta interesante tecnología en pleno desarrollo.

Lo que si parece estar claro, es que la expresión “zonas iluminadas”, que normalmente se utiliza para hecer referencia a aquellos lugares bajo la cobertura de una red inalámbrica, podría dejar de ser una forma de hablar, para convertirse en algo real.


Etiquetas: ,